Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

As torres do Arneiro, o aeródromo de Rozas e o wolframio

Encontro en chuza! unha anotación sobre unha parte pouco coñecida da Historia de Galicia: “As torres nazis de Cospeito reutilizaranse para a TDT e telefonía móbil”.

Parece que, durante a segunda guerra mundial, os alemáns instalaron no concello de Cospeito varias torres de radionavegación para facilita-lo posicionamento de submarinos e avións. A base sufriu avarías e os alemáns non puideron trae-las pezas de recambio, pero os británicos forneceron ditas pezas, mostrando así un claro exemplo de que estas antenas eran empregadas por ámbolos bandos.

Eu coñecía a actividade do exército alemán nas minas de wolframio, pero non estas torres, e tampouco sabía que foron eles os que construíron o aeródromo de Rozas. Lin estas cousas nos enlaces da mencionada anotación e no artigo da Wikipedia en español “Torres de Arneiro”.

P. S. (26 – I – 2009). A “cicloxénese explosiva” desta pasada fin de semana causou ventos de ata douscentos quilómetros por hora (en Estaca de Bares) e, entre outras cousas, deixou sen electricidade durante varios días a miles de familias. Parece que, ademais, caeron as dúas torres que ficaban en pé.

P. S. (5 – XII – 2009). As torres foron expoliadas e os restos andarán nalgunha ferralla. Copio a noticia publicada antonte por El Correo Gallego: “Las antenas nazis de A Terra Chá, desguazadas por los cacos”

Fueron cortadas con total impunidad por piezas con sierras eléctricas y llevadas en camiones. Formaron parte del histórico sistema de radionavegación Elektra-Sonne durante la II Guerra Mundial.

A.ARNÁIZ. Lugo.

“El fuerte temporal de viento que ha afectado a Galicia ha provocado la caída de las conocidas como Torres Nazis de O Arneiro, en Cospeito (Lugo). Con una altura de más de cien metros, instaladas por el ejército alemán en 1940, dos de las tres antenas que aún permanecían en pie fueron tumbadas por el viento”. Esta fue la noticia que dimos a finales de enero de este año. El huracán Klaus se llevaba por delante las dos torres que todavía se mantenían en pie del histórico sistema de posicionamiento y radionavegación Elektra-Sonne, que había sido montado por un destacamento del ejército alemán, país al que prestaron servicio hasta el año 1945. Luego fueron utilizadas por el ejército español y posteriormente por la aviación civil española.

Hoy, de estas joyas de la arquitectura militar, un patrimonio histórico único en el campo de las comunicaciones bélicas, no queda prácticamente nada. “Han sido expoliadas ante la indiferencia de todas las instituciones que tenían algo que decir”, asegura el experto investigador Serafín Trashorras.

Botín de acero alemán

Las antenas caídas de Arneiro y Momán, en el municipio chairego de Cospeito, a lo largo de los diez meses transcurridos desde que fueron tumbadas por el Klaus, han sido desguazadas, con total impunidad, por los ladrones. Poco a poco las han ido cortando en piezas, utilizando sierras radiales, para lo que han tenido que llevar con ellos generadores eléctricos.

El resultado del botín han sido toneladas de acero alemán de calidad que se han llevado en camiones sin que nadie hiciese nada por evitarlo.

En la zona donde reposan las antenas todavía pueden verse discos usados de las sierras, botellas de agua para hidratarse en las muchas horas de faena de los cacos e incluso rodadas de los camiones. Los autores del desguace trabajaron a placer, desmantelando incluso el interior de las casetas de control de las torres, de donde se llevaron hasta las tuberías de plomo de los retretes.

Curiosamente, la primera de las torres caídas, la de A Graña, en el municipio de Abadín –que cayó en 2006 a consecuencia de otro temporal– es la única que todavía no ha sido desmantelada.

Los datos

Mil millas: esta era la distancia que cubrían las tres torres y sus señales llegaban a gran parte del Atlántico y el Mediterráneo. Fueron base para el posicionamiento de submarinos, barcos y aviones de uno y otro bando en la Segunda Guerra Mundial.

Altura: cada una de las tres torres tenía 112 metros de altura, con una distancia entre cada una de ellas de 2 823 metros. Las montaron soldados alemanes en 1940, quienes las trajeron desmontadas por piezas, en camiones, desde Alemania. También construyeron el aeródromo de Rozas, a unos 12 km de allí.

19 Abril 2008 - Posted by | Galicia, History

Aínda non hai comentarios.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s