Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

“As linguas suman” (Coordinadora Galega de Equipos de Normalización e Dinamización Lingüística)

Hai uns días asinei o “Manifesto pola convivencia lingüística e a igualdade de dereitos para o galego” e dicía entón:

[…] O novo Goberno galego pasou da propaganda á acción. Primeiro anunciou a derrogación do Decreto 124/2007, do 28 de xuño, polo que se regula o uso e a promoción do galego no sistema educativo (niso podo estar de acordo, porque este decreto e a súa aplicación tiveron aspectos kafkianos), pero agora ameaza con racha-lo consenso fundamental da Lei de Normalización Lingüística (1983) e do Estatuto de Autonomía (1981). […]

Os políticos que aterraron na Consellería de Educación queren facer tabula rasa do traballo de miles de persoas implicadas en proxectos lingüísticos de centro. Pretenden xustificarse, de cara ó futuro “decretazo” ou “contrarreforma”, cunha chafallada de enquisa. Ó millor este é o seu exemplo de “austeridade”. Eu creo que están a improvisar e que deberían face-los experimentos con gasosa…

Polo menos hai voces organizadas que protestan: hoxe mandoume un amigo a campaña dos ENDL (Coordinadora Galega de Equipos de Normalización e Dinamización Lingüística) titulada “As linguas suman”. Os materiais que vin son un tríptico en PDF dirixido ós pais e unha reflexión previa valorando as enquisas.

Repito o que comentei hai algúns días sobre a “avaliación de diagnóstico”:

[…] Que alguén lle diga ó capitán que xa abonda de dar bandazos. Así non hai xeito de pescar […]

P. S. (14 – VI – 2009). Copio o artigo “A enquisa”, escrito por Víctor Fernández Freixanes e aparecido hoxe no diario La Voz de Galicia:

Ningún demócrata pode opoñerse a que se consulte a cidadanía. Sobre calquera cuestión. Tamén sobre esta. Mágoa que non se nos pregunte sobre outras, igualmente transcendentes, promesas que se fan nas campañas electorais, por exemplo, e que logo non se cumpren (e que case ninguén reclama).

Ningún demócrata, repito, pode rexeitar unha consulta que, aínda que non sexa vinculante (non é un referendo), debería permitirnos coñecer o grao de aceptación, de dificultade, de conflitividade ou de expectativas que calquera actuación de Goberno esperta nos cidadáns (depositarios ao cabo da soberanía).

Pero as cousas hai que facelas ben. Para que teñan sentido. E mesmo para que sexan fiables, se iso é o que se pretende.

A consulta (enquisa) que o Goberno de Galicia está a facer estes días aos pais e ás nais, coincidindo co final do curso escolar, sobre o grao de implantación e o posible tratamento que poida recibir a lingua galega no sistema educativo, nace viciada de principio, viciada de parte, deberiamos dicir, o que en termos xurídicos significa: nula de seu, por como se fai e polo momento en que se fai. Xa non falo das intencións con que se fai, que, se cadra, tamén.

Unha consulta destas características, á marxe da consideración táctica ou estratéxica que queiramos darlle, debería reunir uns requisitos que de ningunha maneira se cumpren.

Primeiro: tería que formularse cun cuestionario máis amplo, cientificamente avaliado, que sitúe realmente o idioma no seu contexto, incluso na legalidade vixente (Estatuto de Autonomía, Lei de Normalización Lingüística).

Segundo: debería realizarse dende institucións independentes, non dende unha das partes implicadas. Existen no país organismos competentes que, noutras circunstancias, poderían, e se cadra mesmo deberían, realizar esta sondaxe (as Universidades, o Instituto da Lingua Galega, a Real Academia Galega, o Consello da Cultura Galega, por citar só algúns, mesmo de carácter institucional). Neste sentido a consulta é claramente sectaria.

Terceiro: unha consulta destas características non pode facerse en quente, enguedellados neste clima de liortas partidarias nas que a lingua (a lingua propia de Galicia) se presenta ou coma unha mercadoría de transacción ou coma unha arma que se arrebola contra o contrario segundo os intereses de cada parte. ¿De que consenso podemos falar con este tipo de prácticas?

Cuarto: ¿que garantías temos de que os resultados respondan á opinión libremente expresada e non sexan amañados a conveniencia da parte contratante? ¿U-la institución de arbitraxe que debería garantir a fiabilidade do inquérito?

Quinto: ¿que nivel de coñecemento obxectivo ten a cidadanía sobre estas cuestións, abafada pola guerra mediática que está tendo lugar e sen capacidade de debate? ¿Por que exclusivamente os pais e non o conxunto dos cidadáns? ¿E os profesores? ¿Non teñen nada que dicir? ¿Alguén cre, sinceramente, que por esta vía imos construír un modelo integrador?

P. S. (15 – VI – 2009). Deixo aquí un enlace co manifesto sobre a lingua do Colexio Oficial de Psicólogos de Galicia.

P. S. (18 – VI – 2009). Copio o artigo “¿Cuánto gallego está dispuesto a soportar?” escrito por Xosé Manuel Pereiro e aparecido hoxe no diario El País:

Mañana finaliza el plazo que la Consellería de Educación nos ha dado a los padres para que respondamos a la encuesta de marras sobre el gallego, publicitada como la oportunidad de dar nuestro parecer sobre en qué idioma queremos que sean educados nuestros hijos. Sin embargo, analizando la que el escritor Santiago Jaureguizar llama Encuesta Cosmopolitan (tipo “¿crees en la fidelidad en la pareja?”) por su simplicidad, lo que realmente se nos pregunta es cuánto gallego queremos que se quite de la enseñanza. O para decirlo con la sinceridad que aflora a la mínima entre los autores intelectuales del asunto, cuánto gallego estamos dispuestos a soportar.

Porque lo que se pide es nuestro parecer sobre el idioma en que se impartan las asignaturas troncales, es decir, las que ya se dan en gallego, cuando se dan. Para decirlo a tono con la encuesta, a lo bruto, “todo en gallego” no es lo que parece, sino la mitad en gallego, o sea, virgencita, que me quede como estoy. “Unas en gallego, otras en castellano” supone (además de una falta de concreción alarmante), que la Xunta haga lo que le parezca. “Todo en castellano” quiere decir lo que quiere decir. Afortunadamente existe Internet, porque esto no lo ha explicado la consellería, ni los profesores (a los que no han dejado ni informar ni opinar), ni los medios de comunicación (que como mucho se dedican a reproducir el rifirrafe dialéctico sobre el asunto).

Ni falta que hace. Como dijo otra partidaria de aplicar el libre mercado a todo lo que se mueva, incluidos y preferentemente los servicios públicos, Margaret Thatcher: “Vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias”. Las estadísticas desmienten la impresión generalizada de que los idiomas y las mentes tienen la misma relación que los coches y las plazas de garaje, que cabe uno por cabeza. Los niños gallegos -y todos los que no son monolingües- tienen más destreza en castellano y en inglés que la media española, además de menos fracaso escolar, según el informe Pisa.

Pero lo importante es la impresión. En las opiniones pescadas a pie de calle en un periódico gallego, una señora secundaba la supresión o reformulación de las galescolas, “porque el gallego hay que aprenderlo, pero no imponerlo”. Si hablarle en gallego a un niño de hasta tres años es imponerle algo, en la inmensa mayoría de las guarderías, salvo que a los infantes les hablen en neutro o en klingon, están imponiendo el castellano (que, como su nombre indica, es el idioma natural de aquí de toda la vida). Y en cuanto superan los tres años, lamentablemente a los niños en la escuela se les impone todo, al menos hasta que se desarrolle la ciencia infusa o un sistema de descarga de conocimientos mediante conexión USB, que evite el tener que forzarlos al aprendizaje. Es más, la ventaja de los idiomas es que si se oyen lo suficiente de pequeño, en casa o en la escuela, de mayor no hace falta aprenderlos.

Otro entrevistado no sólo se mostraba de acuerdo, sino que confesaba además “estar harto de todo eso del gallego”. Un tercero se tomaba la molestia de escribirle al director citando el tiempo en que se “prohibía el castellano”. Vuelve el requeté educativo. “Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad”, decía ya en su época Oscar Wilde. Lo que quiero decir con tanta cita es que no se pueden tomar decisiones acertadas con el único bagaje de las soflamas propagandísticas (aunque bien es cierto que, en parte, así es como se vota).

Yo no sé -aunque me lo imagino, la mía es una ignorancia retórica- cuál será el resultado de la encuesta. Incluso no voy a cuestionarlo por lo discutible de su sistema de distribución y recogida (que la consellería llama, a lo CSI, “cadena de custodia”) ni por su escasa fiabilidad estadística. Solamente decirle al conselleiro -que la única vez que hablé con él me había parecido una persona educada y sensata- que las decisiones de gobierno no se toman a la carta, o sea traspasándoles las responsabilidades a los administrados. Nosotros nos ocupamos de educar en casa y ustedes -vamos, los expertos- de la enseñanza pública. Si no es así, comencemos por decidir el destino de los impuestos.

De todas formas, en cuanto acabe esto voy a cubrir el papelito, a pesar de la opinión de Homer Simpson de que para mentir hace falta uno que mienta y otro que escuche.

10 Xuño 2009 - Posted by | Education, Galicia, Human Rights, Language, Politics, Propaganda

Aínda non hai comentarios.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s