Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

Iraq (pena de morte): máis de 900 persoas enfrontan execución inminente

Amnistía Internacional (AI) informou hai uns días de que máis de 900 persoas condenadas a morte en Iraq agotaron os recursos legais e enfrontan a inminente execución das súas penas. Este ano xa houbo polo menos 120 execucións en Iraq. Os aspectos máis preocupantes son a ausencia de garantías nos xuízos e o uso da tortura para obter confesións. Estados Unidos e os seus aliados na ocupación de Iraq non están exentos de responsabilidade neste asunto.

Hai tres meses AI publicou un breve informe sobre a pena de morte en Iraq, “A thousand people face the death penalty in Iraq”. Copio un extracto da súa versión en español, “Un millar de personas se enfrentan a la pena de muerte en Irak”:

Poco después de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 que derrocó a Saddam Husein, el jefe de la Autoridad Provisional de la Coalición suspendió la pena de muerte, el 10 de junio de 2003, antes de que hubiese transcurrido un mes desde su toma de posesión. Sin embargo, poco más de un año después, el 8 de agosto de 2004, el Gobierno provisional iraquí que sustituyó a la Autoridad Provisional de la Coalición reintrodujo la pena de muerte. Desde entonces, el Gobierno actual ha ampliado tanto su alcance como su aplicación.

La aplicación de la pena de muerte en Irak carece de transparencia. Las autoridades justifican públicamente su uso como respuesta al elevado nivel de violencia política que no cesa, pero facilitan muy poca información acerca de las ejecuciones y algunas se han llevado a cabo en secreto. Por ejemplo, el 10 de junio de 2009 fueron ejecutadas unas 19 personas, entre ellas una mujer, aunque las ejecuciones no se anunciaron oficialmente en los medios de comunicación […]

Los acusados se quejan habitualmente de que sus “confesiones” fueron obtenidas bajo tortura durante el interrogatorio previo al juicio, a menudo cuando se encontraban detenidos en régimen de incomunicación en comisarías o en centros de detención controlados por el Ministerio del Interior. Estas “confesiones” a menudo se utilizan después como prueba contra ellos en los juicios, y los tribunales las aceptan sin adoptar medidas adecuadas, si es que adoptan alguna, para investigar las denuncias de tortura de los acusados.

Éstos también se quejan de que no pueden elegir a sus abogados defensores; las personas juzgadas ante el Tribunal Penal Central por delitos punibles con la muerte tienen abogados defensores designados por el tribunal si no disponen de medios económicos para pagar su asistencia letrada, pero la calidad de esa representación es deficiente. Algunos abogados se niegan a representar a personas acusadas de “terrorismo”, en su mayoría musulmanes sunníes, por miedo a sufrir represalias por parte de las milicias armadas vinculadas a los partidos políticos chiíes […]

Enlaces relacionados:

7 Decembro 2009 - Posted by | Amnesty International, Death penalty, Human Rights, Iraq, Politics, United States

Aínda non hai comentarios.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s