Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

Child Labor in US Agriculture (HRW report)

Aquí temos un exemplo do soño americano ao que nos queren conducir (dilles que paren o carro, que eu baixo). Human Rights Watch (HRW) publicou a semana pasada un impactante informe dunhas 90 páxinas sobre os menores que traballan na agricultura nos Estados Unidos. O informe leva por título “Fields of Peril: Child Labor in US Agriculture”. Hai un resumo en español, do cal copio un extracto (a negrita é miña):

[…] En particular, el Gobierno aún no ha hecho nada para solucionar el trato desigual que reciben los niños trabajadores bajo la Ley de Normas Razonables de Trabajo (FLSA por sus siglas en inglés), que provee una protección mucho menor a los niños que trabajan en el sector agrícola que a los demás niños trabajadores.

En la agricultura, lo normal es que los niños de 11 ó 12 años empiecen a trabajar jornadas de adulto durante los veranos, los fines de semana o después de la escuela. Muchos trabajan medio tiempo desde mucho antes y HRW entrevistó a niños trabajadores agrícolas de apenas 7 años. Jose M., de 17 años, dice que se sintió muy perturbado cuando empezó a trabajar a los 11 años. Ahora, cuando mira a su alrededor y ve a niños de 12 años trabajando, sabe cómo se sienten. “Yo solía sentirme igual. Tienen cara de no querer estar allí”. Además añade: “Los maestros en la escuela saben cuándo los niños cumplen 12 años. Ven las cortadas en sus manos. Saben que un niño de 12 va a trabajar. No hay condiciones, peros ni excepciones”.

Los padres nos contaron que pusieron a sus hijos a trabajar porque no tenían quién los cuidara, y porque necesitaban el dinero para poder pagar necesidades básicas y comprar material escolar. El hecho de que el trabajo sea legal también hace que se vea como una opción legítima para padres, niños y empleadores. Sin embargo, varias madres expresaron arrepentirse de las decisiones que tomaron. Una madre en Texas dijo que pensaba que ya le había robado la niñez a su hija de 11 años. Otra dijo que cuando vio lo que el trabajo les había hecho a sus dos hijos mayores, decidió no llevar a sus dos hijos más pequeños.

Las leyes actuales en EE.UU. no fijan una edad mínima para menores que trabajen en pequeñas granjas, siempre y cuando tengan el permiso de sus padres. Niños a partir de los 12 años pueden ser contratados por cualquier granja con el visto bueno de los padres, o si trabajan con sus padres en la misma granja. Una vez que alcanzan los 14 años, pueden trabajar en cualquier granja incluso sin permiso de los padres. En otras industrias, los niños deben tener al menos 16 años para poder trabajar, con algunas excepciones: los niños de 14 y 15 años pueden desempeñar cargos específicos, como cajeros, empacadores en supermercados, lavadores de autos, y siempre bajo condiciones limitadas.

Los niños a menudo trabajan más de 10 horas al día: en el punto álgido de la cosecha pueden trabajar desde el amanecer hasta el anochecer, con pocos descansos. Los niños dijeron trabajar de cinco a siete días a la semana, siempre que el clima lo permitiera. Por ejemplo, Oliva A., de 14 años, dice que llegó a trabajar desde las 6 de la mañana hasta las 6 ó 7 de la tarde recogiendo arándanos en Michigan, siete días a la semana. Félix D., de 15 años, dice que trabajaba las mismas horas desflorando tabaco en Carolina del Norte, seis días a la semana.

Para niños en edad escolar, el trabajo se limita a menudo a los fines de semana, los veranos, y las horas antes y después de la escuela. Los niños que han dejado la escuela, incluyendo los “niños no acompañados” que llegan sin sus familias desde México y Centroamérica, trabajan estas jornadas siempre que exista trabajo disponible. Bajo la ley estadounidense, no hay límites a las horas que los niños pueden trabajar en la agricultura al margen de las horas escolares. En otros sectores, los niños de 14 y 15 años no pueden trabajar más de tres horas durante un día escolar y 8 horas en un día no escolar.

Los niños que trabajan en la agricultura normalmente ganan por debajo del salario mínimo. Además, sus pagas son reducidas aún más porque los empleadores suelen reportar menos horas y porque tienen que pagar de su bolsillo las herramientas, guantes y agua potable que sus empleadores deberían proveerles por ley. Por ejemplo, en la región noroeste de Texas, los niños nos contaron que ganaban entre $45 y $50 al día, trabajando jornadas de 10 horas o más cosechando algodón, o en el mejor de los casos de $4.50 a $5 la hora, en comparación con el mínimo establecido por ley de $7.25. En los casos en que los trabajadores son retribuidos por unidad, es decir, que cobran en función de la cantidad que recojan, la compensación es incluso peor. Antonio M., de 12 años, dice que cosechando arándanos por unidad en Carolina del Norte ganaba como máximo $3.60 la hora.

Con algunas excepciones señaladas, los trabajadores agrícolas tienen derecho legal al salario mínimo pero no a cobrar horas extraordinarias, y casi nunca reciben las prestaciones laborales que gran parte de la fuerza trabajadora del país da por hecho. No tienen días de enfermedad pagados, seguro médico, vacaciones retribuidas ni seguridad laboral. […]

13 Maio 2010 - Posted by | Education, Human Rights, Human Rights Watch, Politics, United States

2 Comentarios »

  1. Ola, qué tal segues, botámoste en falla. Por certo, é arrepiante o documento, nun estado que se denomina a terra da libredade e das oportunidades, no primeirísimo mundo, escravitude infantil!!! Graciñas por abrirme os ollos, bicos e ata a volta!

    Comentario por Bea | 13 Maio 2010

  2. Graciñas pola túa afectuosa mensaxe. América enteira (quizá coa excepción de Canadá e algunha illa do Caribe) é un continente de desigualdade extrema. Human Rights Watch, Amnistía Internacional e outras organizacións encárganse de documentalo periodicamente. O arrepiante, como ben dis, é a dobre moral, a hipocrisía dos que ven a palla no ollo alleo e non ven a viga no propio.

    Comentario por César Salgado | 14 Maio 2010


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s