Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

“Círculos viciosos”: a necesidade de preguntar por que

Son moitos os que nos queren convencer de que non hai alternativas. Temos que cuestionar eses discursos, recuperando a forma de preguntar ¿por que? que tiñamos aos catro ou cinco anos. E respondendo, coa maior honestidade posible, ás preguntas dos que aínda conservan esa forma de preguntar, para que poidan recuperala máis facilmente cando sexan adultos.

Supoñendo que sexan sinceras, as preguntas sempre abren o campo de coñecemento, mentras que as respostas (en especial as que inclúen unha negación no seu enunciado) poden cerralo en falso, se nos fiamos da súa verdade presuntamente incuestionable. Dicíao así un profesor meu de Maxisterio: “Non hai preguntas estúpidas. Quizá algunha resposta”.

Pensemos axudados por “Círculos viciosos”, canción con preguntas de Chicho Sánchez Ferlosio, orixinalmente publicada por Joaquín Sabina no disco Malas compañías (1980)…

–Quisiera hacer lo de ayer,
pero introduciendo un cambio.
–No metas cambios, Hilario,
que está el jefe por ahí.
–¿Por qué está de jefe?
–Porque va a caballo.
–¿Por qué va a caballo?
–Porque no se baja.
–¿Por qué no se baja?
–Porque vale mucho.
–¿Y cómo lo sabe?
–Porque está muy claro.
–¿Por qué está tan claro?
–Porque está de jefe.

–Eso mismo fue
lo que yo le pregunté:
¿por qué esta de jefe?

–Yo quiero bailar un son
y no me deja Lucía.
–Yo que tú no bailaría
porque está triste Ramón.
–¿Por qué está tan triste?
–Porque está malito.
–¿Por qué está malito?
–Porque está muy flaco.
–¿Por qué está tan flaco?
–Porque tiene anemia.
–¿Por qué tiene anemia?
–Porque come poco.
–¿Por qué come poco?
–Porque está muy triste.

–Eso mismo fue
lo que yo le pregunté:
¿por qué está tan triste?

–Quiero formar sociedad
con el vecino de abajo.
–Ese no tiene trabajo,
no te fíes, Sebastián.
–¿Por qué no trabaja?
–Porque no lo cogen.
–¿Por qué no lo cogen?
–Porque está fichado.
–¿Por qué lo ficharon?
–Porque estuvo preso.
–¿Por qué lo metieron?
–Porque roba mucho.
–¿Por qué roba tanto?
–Porque no trabaja.

–Eso mismo fue
lo que yo le pregunté:
¿por qué no trabaja?

–Quiero conocer a aquel,
hablarle y decirle hola.
–¿No le has visto la pistola?
Deja esa vaina, Javier.
–¿Por qué la pistola?
–Porque tiene miedo.
–¿Por qué tiene miedo?
–Porque no se fía.
–¿Por qué no se fía?
–Porque no se entera.
–¿Por qué no se entera?
–Porque no le hablan.
–¿Por qué no le hablan?
–Por llevar pistola.

–Eso mismo fue
lo que yo le pregunté:
¿por qué la pistola?

29 Setembro 2011 - Posted by | Education, Music, Philosophy

Aínda non hai comentarios.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s