Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

Non ás incineradoras de residuos

O tratamento dos residuos en Galicia acumula xa unha historia de desastres ambientais, como os de SOGAMA no concello de Cerceda: incineración, vertido incontrolado de lixo e medicamentos (ver SIGRE – SOGAMA: toneladas de medicamentos nun vertedoiro de Cerceda). Agora queren facer outra incineradora no concello d’O Irixo (entre O Carballiño e Lalín, ver situación do concello en Google Maps). Copio máis abaixo algunhas informacións que encontrei na rede.

Informacións xerais sobre a incineración de residuos

Primeira parte do vídeo “Incineración de basuras y salud” (son seis en total). Nótese que os que falan son médicos que investigaron a cuestión…

Páxinas de organizacións relacionadas

Informacións específicas sobre a incineradora do Irixo

“SOGAMA II: a Xunta, facendo política-ficción coa xestión do lixo” (ADEGA, 5 – XII – 2011)

O recente anuncio de que a incineradora da “SOGAMA do sur” irá no concello do Irixo da man de Estela Eólica, non por agardado deixa de sorprender. Sorprende que a Xunta siga apostando pola incineración e o vertido, contrariamente ao recomendado nas directivas europeas e nas leis de residuos estatal e galega. Sorprende que a unha empresa eólica se lle adxudique “a dedo” un servizo público sen mediar concurso. Sorprende que un recurso de todos, os residuos urbanos, vaia ser privatizado para lucro dunha empresa. Sorprende… ou non? O que está claro é que despois de meses de indefinición, escurantismo e cálculos eleitoralistas, a Xunta insiste en continuar coa farsa da incineradora do sur: no actual contexto económico e cun horizonte de forte redución das primas eólicas, que empresa vai adiantar 230 millóns de € para que en 2014 funcione a incineradora d’O Irixo sen ter seguros os ingresos dos muíños?

O Plano de Xestión dos Residuos Urbanos de Galiza (PXRUG) 2010-2020 aprobado pola Xunta do PP aposta pola incineración á que adica o 60% do investimento en infraestruturas e o 48% do orzamento total. Porén, segundo datos do propio PXRUG, de todo o lixo que chega a SOGAMA (900 000 toneladas anuais) e logo de descontar a perda de auga no proceso de secado (para o que se queiman medio millón de megawatios de gas natural ao ano), preto do 72% vai directamente a vertedoiro. Precisamente hai un par de meses a Xunta aprobou un investimento de 10,3 millóns de € para alongar o vertedoiro de SOGAMA para seguir recibindo lixo cando menos até 2013 (ano eleitoral).

Este é o modelo que Feijóo e Hernández pretenden reproducir agora no concello d’O Irixo coa segunda incineradora. Un modelo caduco, ruinoso para os concellos e insolidario coa cidadanía que se esforza en separar para que a Xunta remate botando case todo ao vertedoiro. SOGAMA, un sistema supostamente creado para evitar a contaminación dos residuos urbanos resulta que é unha das empresas que máis contaminan en Galiza. Ela soa é a responsábel de afundir os índices de reciclaxe galegos a níveis terceiro-mundistas malia aos bos resultados en separación e compostaxe de Nostián e sobre todo Lousame.

Tendo en conta que a incineradora de SOGAMA segue a consumir máis enerxía da que produce (xerou 459 867 MW e consumiu 507 914 MW en 2008), onde está pois o negocio? Pois nas cuotas cada vez máis caras que se cobran aos concellos polo transporte e “tratamento” (aínda que máis da metade do recollido vaia directamente a vertedoiro); nas consultorías e contratos de servizos paralelos coas empresas vencelladas a GN-FENOSA que ademáis cobra polo gas queimado para secar o lixo e pola electricidade que xenera a planta…

Para Estela Eólica o ruinoso “negocio” de montar unha incineradora complementariase co ingresado polos parques eólicos adxudicados (186 MW). Mais esta previsión está en risco: as primas á electricidade eólica están á baixa, mesmo perigan para os parques con máis de 1 500 h de vento ao ano, isto é, todos os galegos. Nesta tesitura, que bancos van conceder os cretos necesarios (1 millón de € por MW) para unhas instalacións cuxa rendibilidade vai ser pasado mañán moito menor do que é hoxe? Se hoxe un parque eólico galego de 30MW ingresa anualmente uns 1,5 millóns de € en primas, a partir de xaneiro de 2013 só serían 375 000 € cun tope de 12 anos e non os 20 actuais. De onde van saír pois os 230 millóns de € que Estela Eólica ten que poñer xa enriba da mesa para que en 2014 estea rematada a “SOGAMA II”… do IGAPE?

“La empresa Estela Eólica construirá una segunda SOGAMA en O Irixo (El País, 6 – XII – 2011)

Medio Ambiente apoya un proyecto que se ha decidido sin concurso público.

M. PAMPÍN / M. FERNÁNDEZ. Santiago / Vigo. 06/12/2011.

La empresa Estela Eólica ganó 186 megavatios del concurso eólico con una macroplanta de basuras como proyecto asociado. Entonces, la Xunta ya había decidido que la nueva incineradora que debe liberar a la actual de la saturación se gestionase de forma privada. Con la condición de que la nueva planta se ubicase en el sur de la comunidad, solo faltaba conocer el ayuntamiento que albergará la otra SOGAMA. El conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, anunció ayer que irá para el municipio ourensano de O Irixo y que será directamente Estela Eólica, sin concurso público, quien se encargue de su construcción y gestión.

Hernández defendió ayer que el tratamiento de la basura no es un servicio público del que deba encargarse la Administración autonómica, por lo que la Xunta podría considerar cualquier otro proyecto empresarial. Sin embargo, el conselleiro argumentó que, con la propuesta del plan eólico, la empresa lo dejó hecho. “Se abrió una posibilidad, al surgir una empresa que ofertaba como proyecto industrial la ejecución de una planta de tratamiento en el sur”, apuntó. De hecho, fue la propia consellería quien se dirigió a Estela Eólica: “Contactamos con la empresa para que adaptase su planteamiento a los requisitos del plan de residuos urbanos”, indicó Hernández. Es decir, que la incineradora se sitúe en el eje de las ciudades de Vigo y Ourense, para dar servicio a las provincias del sur, y que tenga acceso a la línea del ferrocarril para el traslado de la basura y a autovías -la A-52 y A-53, en este caso-. En el modelo de SOGAMA, implantado en los años noventa, supuso la creación de una empresa pública, en la que el 49% pertenece a Gas Natural.

El complejo de gestión de residuos tendrá una incineradora con capacidad para 366 000 toneladas -un tercio de los residuos anuales de la comunidad, un poco menos que SOGAMA-, una planta de reciclaje de envases y otra para la fabricación de 40 000 toneladas de compost. La empresa deberá construir o llegar a un acuerdo con SOGAMA para utilizar las cinco plantas de transferencias que necesita. Ahora, Estela Eólica debe superar los trámites urbanísticos municipales y enfrentarse a los ambientales, que dependen de la consellería de Hernández. Su titular ya expresó que el departamento pondrá todo de su parte para facilitar la concesión pero “vigilando que se cumpla con rigor la normativa”. Los plazos sitúan el comienzo de la construcción dentro de 10 meses o un año, por lo que la incineradora podría comenzar a funcionar en 2014, “lo que supone adelantarse” a los plazos del plan de residuos gallego.

Las mayores dudas se centran ahora en la financiación, 230 millones de euros que exige la consellería. La comisión que evaluó el concurso eólico expresó la siguiente cautela a la hora de valorar el plan económico de Estela: “El 58% de los ingresos proceden de un canon del que no se aclara nada (quien lo paga, por qué razones, etcétera )”. Agustín Hernández apuntó ayer que Estela Eólica tendrá ingresos a través del canon que pagan los ayuntamientos por la gestión de su basura -la empresa podrá fijar el precio e intentar captar a los municipios-, el reciclaje y la energía procedente de quemar residuos.

Según el esquema inicial, el proyecto iba a financiarse con una subvención (que no se detalla) del 30%, recursos propios del 20% (de los que una parte se aportan con una emisión de deuda) y el 50%, con “recursos ajenos”. No fue la única duda que tuvieron los evaluadores del concurso: “Indican 498 empleos entre 2011 y 2013. La actividad, según el estudio de viabilidad, se inicia en 2016”. En las cuentas previstas para ese ejercicio el gasto de personal calculado es de 1,3 millones de euros a partir de un salario medio al año completamente irreal, de 2 649 euros. Las aspiraciones de creación de empleos se reducen ahora a los 250.

La compañía desvincula el plan eólico de la basurera

Estela Eólica saltó a la fama en Galicia el día que se anunciaron los beneficiarios del concurso eólico. Con ser una empresa desconocida incluso para otras firmas del sector, había conseguido el tercer puesto como la más beneficiada por el reparto de megavatios autorizado por la Consellería de Economía.

Fundada en A Coruña en 2007, cambió de manos en mayo de 2010, a las puertas de que finalizase el plazo de presentación documentación al concurso. Enseguida saltaron los nombres más llamativos del proyecto, como el de Clemente Ginés, un destacado empresario castellanoleonés propietario del grupo aeronáutico Aciturri. A través de Mclezar tiene el 16% de Gecal Energías Renovables (GECALSA), que a su vez es propietaria de Estela. Junto a él y con paquetes similares están otros empresarios vascos y zamoranos, la Caja Rural de Burgos y, con casi el 20%, el fondo de inversión Santander Private Equity.

La consellería dirigida por Javier Guerra les concedió 186 megavatios a cambio de que cumpliesen su plan industrial: levantar una planta de basuras en Dozón que iba a generar 498 empleos indefinidos y que costaría 287 millones. No se hará en Dozón ni, como anunció ayer la Xunta, serán 287 millones, pero fuentes de Estela creen que su plan saldrá adelante “pase lo que pase con el concurso eólico”, que está en el aire por las dudas sobre las nuevas primas.

“La ubicación de la planta de O Irixo preocupa a los vecinos” (La Región, 7 – XII – 2011)

El alcalde compromete la instalación de tratamiento de residuos a dos kilómetros de los pueblos.

A. PINAL. O Irixo.

Conocer la ubicación exacta de la futura planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos del sur de Galicia es lo que demandan vecinos del entorno más próximo a los montes comunales de las parroquias de San Cosme y Santa María do Campo (O Irixo) y también los alcaldes ‘populares’, teniendo en cuenta que, dependiendo del lugar que se elija para la ubicación, afectará en mayor o menor medida a pueblos y concellos limítrofes.

El alcalde de O Irixo, Manuel Penedo, aseguró que las casas más próximas estarán a dos o tres kilómetros de las instalaciones, si bien, todavía no ha podido precisar la zona concreta, salvo que limita con los concellos de Piñor y Dozón.

No es de extrañar que las dudas se multipliquen a raíz del anuncio del conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, sobre la elección de O Irixo para construir la planta, porque ni tan siquiera los propietarios de los comunales que se verán afectados tenían constancia del proyecto ni tampoco los alcaldes de la comarca, incluido el presidente de la Mancomunidad, Manuel Prado, que reconocía que se enteró cuando el conselleiro lo hizo público, al mismo tiempo que descarta hacer ninguna valoración porque ‘non teño máis información e sería aventurado opinar’.

DESCONCIERTO

Desconcierto, es lo que predomina en estos momentos, hasta el punto de que incluso el alcalde de Carballiño, Argimiro Marnotes, apunta que ‘é necesario o equilibrio económico e ambiental nun proxecto deste tipo’, añadiendo que ‘Irixo ten moita superficie despoblada e pode ter unha zona para ubicar a planta coa distancia aos núcleos de poboación idónea, pero hai que esperar. Sen saber a ubicación exacta é difícil ter unha opinión’. El mismo presidente de la agrupación de comuneros de San Cosme, Manuel Lamas, declaraba ayer que ‘seguimos sin ter información, teremos que reunirnos para ver o que pensa a xente, pero sen saber onde irá a planta é difícil de valorar’.

El alcalde de O Irixo, Manuel Penedo, aseguró que ‘son consciente de que vai xerar rechazo, que vai implicar bastantes problemas pero é un proxecto que dará un gran impulso económico e de emprego a este concello e a comarca’. El mismo regidor señaló que no se esperaba el anuncio del conselleiro tan pronto, porque ‘ata agora so falei cuns poucos veciños, e uns están dacordo e outros non, pero nin siquera os presidentes dos comuneiros o sabían’.

La población de O Irixo, tras la sorpresa inicial, empieza a inclinarse a favor o en contra; mientras los alcaldes ‘populares’ esperan a conocer más detalles del proyecto y recomiendan ‘prudencia’, los socialistas de la comarca han reaccionado a las pocas horas de la comparecencia de Agustín Hernández y anunciaban la creación de una plataforma ciudadana contra la planta y la presentación de mociones en los concellos de la provincia y en la Diputación.

El alcalde de Piñor, Francisco Fraga, anunció que para hoy a las 19:30 horas está previsto un segundo encuentro para poner nombre a la plataforma y empezar a planificar futuras acciones de protesta contra la ubicación prevista. En su opinión los pueblos más perjudicados serán Lagorzos, Chelos y Segade, en O Irixo; y Devesa, Marañís y Torcela, en Piñor.

“La incineradora de Irixo acumulará 145 000 toneladas al año de residuos en un vertedero” (Faro de Vigo, 10 – XII – 2011)

La planta generará, en sus 25 años de vida útil, 135 000 toneladas de inertes, 260 000 de escorias y 1 075 000 de cenizas volantes, las consideradas “más conflictivas”.

X.M. DEL CAÑO. Ourense.

El técnico del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González Prieto, revela que la incineradora de O Irixo acumulará 145 toneladas de residuos al año en un vertedero próximo –correspondientes a la mitad de la basura que entre, generada en el sur de Galicia–, que se convertirán en 1,5 millones de toneladas en una década. Pero además destaca que la planta generará, en sus 25 años de vigencia, 135 000 toneladas de inertes, 260 000 toneladas de escorias y 1 075 000 toneladas de cenizas volantes, “las más conflictivas”.

Serafín González explica que, estando dentro de la legalidad vigente, la planta de tratamiento de residuos de O Irixo podría emitir a la atmósfera 70 toneladas al año de partículas, unas ocho toneladas de metales pesados y 75 toneladas al año de ácido clorhídrico –por la combustión de plásticos y de otros materiales que tienen cloro–, unas 3 000 toneladas al año de óxido de azufre, diez toneladas al año de óxidos de nitrógeno. Todos ellos son contaminantes atmosféricos. Y advierte de que, si la incineradora tiene algún problema a lo largo de su vida útil, los porcentajes de emisiones se dispararían.

A esto hay que añadir otros problemas, como la generación de 450 000 toneladas al año de dióxido de carbono, como “contribución al efecto invernadero”, una cantidad “difícil de precisar” de organoclorados –dependiendo de la calidad del funcionamiento–, la mayor parte de ellos son “bioacumulables y tóxicos”.

Teniendo en cuenta que los vientos en Galicia vienen del oeste y del noroeste, durante buena parte del año, Serafín González sostiene que lo normal es que “arrastren la contaminación hacia O Carballiño y hacia Ourense”, donde pueden quedar retenidos por la denominada “Hoya de la ciudad”.

Serafín González considera que la Xunta apuesta por “un modelo equivocado”, al “primar la incineración, en lugar de fomentar la disminución de residuos y el reciclaje”, por lo que entre 1998 y 2009 la cantidad de residuos generados por habitante aumentó un 49%, desde 815 gramos a 1 216 gramos, como consecuencia de la distribución de recursos del plan de residuos: solo destina el 1,1% de los fondos a minimizar la gestión de residuos.

La SGHN sostiene que el modelo vigente “ha fracasado”, porque se planteaba como objetivo reciclar el 50% del vidrio, del papel-cartón y de los envases ligeros, algo que sólo se logró con el vidrio, mientras que el reciclaje del papel-cartón se quedó en el 21,7% y los envases ligeros en el 9,7%. “Se está reciclando menos de la mitad de lo que se había previsto para el papel y sólo la quinta parte de lo que se había fijado como objetivo para los envases”, resalta Serafín González.

A pesar de este revés, el nuevo plan de gestión de residuos de la Xunta para 2010-2020 fija una vez más el objetivo de reciclar el 50% de los residuos, “un objetivo viejo, porque tiene 13 años”, y le dedica sólo el 6,5% del presupuesto, frente al 60% que destina a inversiones en infraestructuras para la incineración.

El presidente de la SGHN resalta que el 8,1% del material que entra en SOGAMA se recicla, según los datos propios de la planta, por lo que “se equipara con un vertedero, en el que se recicla el 7,9%”. Reduce el peso de los residuos un 38,9%, mediante la combustión, y van a parar al vertedero anejo a la incineradora de Cerceda el 51,3% de los residuos, en forma de cenizas y de restos no combustibles, procedentes del vidrio y de las latas que van mezcladas con los residuos, generando una gran cantidad de escorias y de cenizas. Y los vecinos de O Irixo “deben saber” que, como el modelo está colapsado, en Cerceda “están haciendo ampliaciones sucesivas del vertedero de residuos”.

La planta de O Irixo tratará 290 000 toneladas de basura procedente del sur de Galicia al año, de las que 145 000 irán a parar al vertedero, como está ocurriendo en Cerceda. De todas formas, la SGHN aclara que no habrá problema de contaminación de acuíferos, porque la legislación actual les obliga a impermeabilizarlos por debajo y deberían contar con una depuradora, para el tratamiento de las aguas de escorrentía.

La SGHN insiste en que la Xunta “está apostando por un modelo equivocado”, al comprobarse que en diez años se colapsó la planta de Cerceda, por lo que dentro de otra década “se tendría que hacer la tercera y en veinte años la cuarta”.

Serafín González también cuestiona la ubicación de la planta incineradora, al entender que debería colocarse en un lugar próximo al lugar donde se generan los residuos para minimizar el coste de transporte, por lo que según su criterio tendría que implantarse en la provincia de Pontevedra, entre Porriño y Ponteareas.

“Una ley eliminará trabas ambientales para la nueva planta de basuras” (El País, 12 – XII – 2011)

La planta de O Irixo se beneficiará de la categoría de “proyecto estratégico”.

PABLO TABOADA. Ourense. 12/12/2011.

El pleno del Parlamento de esta semana someterá a votación el dictamen de la Ley reguladora de Política Industrial. Impulsado por el PP, este proyecto fue aprobado durante el primer Consello de la Xunta de septiembre y ahora culmina su tramitación parlamentaria. El texto introduce una nueva figura legal que permitirá ahorrar hasta nueve trámites a la nueva planta basurera que se construirá en O Irixo.

La ley crea la categoría de los “proyectos industriales estratégicos”. Serán aquellos que generen 250 puestos de trabajo y cuya inversión supere los 50 millones. La nueva Sogama del sur cumple ambos requisitos. El plan de viabilidad al que se refirió el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández. Cuando anunció la ubicación, recoge que Estela Eólica -empresa de capital castellano-leonés- invertirá 230 millones, creando los empleos mínimos necesarios para acogerse a esta figura legislativa. Ni uno más, ni uno menos.

Los proyectos industriales estratégicos sometidos se someterán a un procedimiento abreviado de evaluación de incidencia medioambiental, al considerarse que lo acomete directamente la Administración autonómica, a pesar de ser una inversión íntegramente privada. La Sogama del sur quedará exenta de licencia urbanística municipal y evita prácticamente toda la tramitación municipal. Si la nueva planta no siguiese el procedimiento abreviado, podría denegarse la licencia y acordarse su inejecución. Con la nueva ley, la Xunta tomará el control urbanístico del proyecto.

El ayuntamiento tampoco someterá a información pública el proyecto: lo hará directamente la consellería. También se evita la notificación personal a vecinos y titulares, a efectos de alegaciones. Gracias a la nueva ley, la empresa podrá acogerse de forma directa a subvenciones de acuerdo con la legislación vigente.

Tras el Consello de la Xunta que aprobó el anteproyecto de ley, el conselleiro de Industria, Javier Guerra, aseguró que se busca “eliminar trámites burocráticos” y generar una industria “moderna, creativa y competitiva”. Esta argumentación coincide en con la de Medio Ambiente, que sostiene que se trata de “eliminar la parte burocrática para evitar duplicidades, no las garantías”. Desde este departamento recuerdan que los proyectos deberán superar igualmente la declaración de impacto ambiental.

La planta de O Irixo se construirá como proyecto asociado a los 186 megavatios que Estela Eólica ganó en el concurso eólico resuelto en noviembre de 2010. Dos meses después, la Xunta aprobó el nuevo plan de residuos de Galicia, que reintroduce la incineración como método para la eliminación de residuos. Otros cuatro más tarde, el alcalde de O Irixo ya gestionaba los terrenos para ubicar en su municipio el basurero. La empresa se encargará de su construcción y gestión sin concurso público. La pasada semana, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, reconoció que este basurero no solo tratará residuos de las provincias de Pontevedra y Ourense, tal y como se había anunciado. El presidente aseguró que Galicia contará con dos plantas y que corresponderá a los ayuntamientos decidir a qué complejo envían su basura, en función de las tarifas establecidas por cada una. La de O Irixo, que acumulará la mitad de los residuos recibidos en un vertedero, será de capital íntegramente privado, frente a SOGAMA que mantiene un 51% de capital público.

Basura a cambio de puestos de trabajo (El País, 12 – XII – 2011)

Controversia en el municipio elegido por la Xunta para vertedero e incineradora.

12/12/2011.

Un cartel da la bienvenida a O Carballiño con el mensaje “Puerta abierta a la naturaleza”. Tras el anuncio realizado por la Xunta de que O Irixo, un municipio situado a cinco kilómetros de la capital comarcal, acogerá la nueva planta de tratamiento de basura de Galicia, buena parte de los vecinos ponen en duda que se pueda seguir vendiendo naturaleza como atractivo turístico. Los que están a favor esgrimen una y otra vez que los 250 nuevos puestos de trabajo prevalecen sobre cualquier contaminación, ruido o destrucción paisajística. “El paro es el verdadero crimen del pueblo”, repiten varios vecinos ante uno de los bares del lugar. Observando las cifras, los datos no son especialmente escandalosos: en octubre había 106 parados en O Irixo, sobre un total de 1.777 habitantes: es decir un 5,9% de la población.

En los cafés, el debate de la basura rivaliza en importancia con el futbolístico. Al entrar en un bar y lanzar la pregunta al aire, dos mujeres se enzarzan en una acalorada discusión: “A mí no me gusta. Luchamos en Ribadavia para que no la pusiesen allí y ahora nos la endosan aquí”, afirma Antonia. “Que no, que no. Yo conozco a unos que viven en Cerceda y allí, ni huele, ni humo, ni nada”, rebate Mari Carmen, que cree firmemente en la responsabilidad de la Administración: “Si te ponen pegas por echar algo al río, no creo que Sanidad deje que instalen algo que te mate”. Antonia no lo tiene tan claro: “Va a traer trabajo, pero no saben de qué forma”. Recuerda que cuando instalaron la base de montaje y mantenimiento del tren de alta velocidad en O Irixo, aseguraron que contratarían a unas 40 personas de la zona. “Eso fue hace más de dos años y, de momento, no hay nadie del pueblo trabajando allí”, sentencia. Entre el resto de clientes, las opiniones son diversas: “Eso es una porquería”, dice uno. Otro asegura que le da igual. La mayoría no tiene nada claro qué es lo que van a construir.

A solo unos metros hay otro bar. Su propietaria asegura que le parece bien “siempre que vengan puestos de trabajo”. La propietaria de una casa situada en la zona colindante con los terrenos que supuestamente serán ocupados por el basurero está en contra. Dina, originaria de la zona, emigrada a Madrid y retornada recientemente, se ha construido una casa de piedra completamente nueva. “No pueden venir aquí y destrozar así este paisaje, esta naturaleza. Esto es un tesoro”. María, también originaria del pueblo, emigró a Vitoria hace décadas. Hace cinco años restauró una casona para convertirla en un restaurante rural. Y lo tiene claro: “Nos ha tocado la lotería”. “No va a contaminar y aunque lo haga, será mucho menos que lo que tragamos en una gran ciudad”.

Las voces a favor y en contra se multiplican en cada rincón, pero la “SOGAMA del sur” suma cada vez más contrarios. Unos 15 partidos políticos y asociaciones vecinales, ecologistas o comerciales se han adherido a la plataforma Incineradora non, constituida el pasado viernes en el casino de Carballiño. Días atrás, otro grupo vecinal comenzó movilizaciones por su cuenta. En una reunión de lugareños del municipio, cuatro parroquias acordaron agruparse para oponerse. Como valedores del movimiento vecinal, destacan el papel que juegan los residentes de la parroquia de Loureiro, donde se asienta una cooperativa vecinal fundada en 1966 y que elabora productos lácteos de forma artesanal.

Quien también se muestra frontalmente en contra es el PSOE. El portavoz socialista de O Irixo, Javier Rodríguez, asegura que el proyecto no es válido porque supone un problema sanitario. El secretario general del PSdeG, vecino de O Carballiño, terció ayer en el debate. Vaticinó la destrucción de 20 000 empleos en la comarca.

“Incineradora do Irixo, o sucio negocio do lixo” (Verdegaia, 13 – XII – 2011)

O anuncio da construción dunha nova incineradora como a de SOGAMA no Irixo é o aviso previo dun seguro fracaso na xestións dos residuos sólidos urbanos no noso país e confirma a estulticia da Xunta de Galicia pola súa teimuda aposta por un modelo de xestión do lixo que xa demostrou a súa ineficacia coa planta de SOGAMA en Cerceda.

Repetir o modelo da planta de Cerceda de SOGAMA é poñer as bases para repetir as vergoñentas cifras de resultados destas instalacións: un 53 % do lixo que reciben vai directamente ao vertedoiro. Para “valorizar” enerxéticamente outro 42%, é dicir, queimalo para producir electricidade, empregan máis de 507 000 MW de electricidade procedentes na súa meirande parte da queima de gas natural acadando unha produción electrica de 450 000 MW, un déficit de caseque 60 000 MW. Hai máis de 15 000 toneladas de medicamentos procedentes do SIGRE soterrados en Cerceda, a recuperación de materiais para a reciclaxe é ínfima, un 6,8%…

O problema dos residuos non se atalla con medidas finalistas, e moito menos queimando valiosos recursos que puideran reciclarse e compostarse. Máis do 50% do lixo xerado nos fogares é orgánico, perfectamente compostable como teñen demostrado con éxito plantas como a da Mancomunidade do Barbanza que consegue recuperar e reciclar o 69% dos residuos que recibe.

Se non hai unha actuación decidida para reducir a xeración de lixo na súa orixe, o problema non fará máis que se agravar. A propia Administración prevé pasar de 900 000 toneladas anuais neste ano ata 2 millóns de toneladas no 2017, tal como recolle o Plan de Xestión de RSU de Galicia.

Diante destes datos, a proposta da administración é máis do mesmo: se fracasa un plan (planta de Cerceda) pois o mellor é duplicalo (Cerceda e O Irixo). O grao de irresponsabilidade amosado vai parello á estraña adxudicación a dedo da nova planta a unha empresa eólica.

A incineración é unha seria ameaza para a saúde e a xestión sostible dos residuos. Na incineración, ademais de cinzas tóxicas e outros residuos, emítense unha seria de partículas moi pequenas capaces de viaxar a longas distancias e penetrar no sistema respiratorio, non só agravando o problema de saúde de aquelas persoas que teñen problemas respiratorios senón que producen problemas cardiovasculares e cancro. O tamaño destas partículas tóxicas teñen varios tamaños que van desde os 0,001 micrómetros ata os 10 micrómetros, sendo as de tamaño de entre 0,001 a 0,1 as potencialmente máis daniñas e máis se van rodeadas de metais tóxicos e compostos orgánicos.

A Xunta de Galicia debería ser clara coa problemática na saúde que produce unha incineradora e as partículas que libera, camiñar cara a xeración de residuo cero, e non seguir queimando o lixo. Opcións como o sistema de depósito e devolución de residuos (SDDR)*, a compostaxe son perfectamente viábeis ambiental e economicamente, ademais de xerar maior número de postos de traballo que os sistemas baseados na incineración.

Sen unha aposta decidida pola redución en orixe, a descentralización na xestión, a máxima reutilización, recuperación e reciclaxe e o abandono da incineración, o tratamento de residuos en Galicia seguirá sendo un gran negocio para uns poucos e a ruína para o conxunto da cidadanía.

*O SDDR esta promovido pola plataforma Retorna, da que Verdegaia forma parte, así como numerosos axentes sociais e ambientais, asociacións de consumidores e a industria do reciclado.

“Pasos en favor de una incineradora de capital castellano” (El País, 13 – XII – 2011)

Varias decisiones de la Xunta desde 2010 abren el camino a Estela Eólica.

PABLO TABOADA. Ourense. 13/12/2011.

Estela Eólica, la empresa que construirá y gestionará sin concurso público la nueva planta basurera que en el municipio ourensano de O Irixo, podrá levantar el complejo gracias a una concatenación de cambios normativos durante el último año. El primer paso que posibilita el basurero se dio a finales de 2010. El 19 de noviembre de ese año, el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, anunciaba la resolución del concurso eólico para adjudicar 2 325 megavatios. Las tres mayores beneficiadas fueron FENOSA, Norvento y Estela Eólica.

Como proyecto asociado a los 186 megavatios que Estela Eólica ganó en ese concurso eólico, se incluía la ejecución de una planta de tratamiento de residuos. Durante la comparecencia del conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, del pasado 5 de diciembre en la que anunció que la ubicación sería en O Irixo, recordó que durante el último año “se contactó con la empresa para que adaptase su planteamiento al plan de residuos”. Sin embargo, la sucesión de los hechos parece la contraria. Tan solo dos meses después de hacer pública la relación de empresas ganadoras del concurso eólico, el Gobierno gallego cambió el plan de residuos de Galicia. El Consello de la Xunta del 13 de enero de 2011 aprobaba el nuevo plan de gestión de residuos urbanos de Galicia, incluyendo la construcción de una segunda planta de tratamiento de basuras y reintroduciendo la incineración como método para la eliminación de residuos. Ese plan proyecta una inversión de 358 millones en nuevas plantas basureras (ocho de compostaje y la “SOGAMA” del sur) y otros 59 millones a la ampliación de las existentes.

Cuatro meses más tarde, en mayo de 2011, el alcalde popular de O Irixo, Manuel Penedo, ya negociaba la ubicación del complejo en su municipio. Y ahora, un año después de que se conociesen los agraciados por el concurso eólico, el Gobierno autónomo ultima una ley que permitirá eliminar trabas ambientales, al colar la planta bajo una nueva figura legal denominada “proyectos industriales estratégicos”. Esta figura elimina hasta nueve trámites a través de un procedimiento abreviado de evaluación de incidencia medioambiental, al que se podrán acoger aquellas empresas que generen más de 250 puestos de trabajo con una inversión mínima de 50 millones. Estela Eólica cumple ambos requisitos.

¿Y quién es Estela Eólica? Pues una sociedad domiciliada en el Lugar de Montserrat de A Coruña, cuyo capital fue adquirido casi en su totalidad meses antes del concurso eólico por la empresa castellano-leonesa GECALSA, cuya cara visible es Ginés Clemente, un conocido empresario de Castilla y León. Con sede en Miranda de Ebro, está participada en su mayoría por Caja Burgos -ahora Banca Cívica– y por Santander Private Equity, una gestora de capital riesgo del Banco de Santander. El resto de la propiedad se la reparten sus dos administradores (José Luis Pérez Quintáns y Alberto Romero Posse) y el arquitecto municipal del Ayuntamiento coruñés de As Somozas, Ignacio Aguiriano Ramudo.

GECALSA fue constituida en 1999 y actualmente está dirigida por Javier Gracia. Tiene una capacidad eólica instalada de 237 megavatios y 500 kilovatios en una planta fotovoltaica, todos en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía. La entrada en el sector de la eliminación de residuos aleja a la empresa de su idea inicial -“la producción de energía eléctrica de origen renovable”- y la introduce en un sector en el que será primeriza.

“Razóns para dicir NON á incineración” (blog Son Pthirus pubis, 15 – XII – 2011)

Calquera persoa cun mínimo de coñecementos en materia de residuos sabe que a incineración máis ca unha solución é un problema engadido, o prezo a pagar é demasiado elevado e o residuo orixinal transfórmase nunha auténtica bomba de reloxería. É absolutamente falso que esta tecnoloxía non produza cantidades significativas de axentes contaminantes altamente perigosos.

A nivel de xestión, basta con revisar os datos de SOGAMA en Cerceda. O 53% do lixo que recibe a planta vai directamente ó vertedoiro da Areosa. O 42% é queimado para producir electricidade, neste proceso contaminante empréganse máis de 507 000 MW de electricidade para acadar unha producción de 450 000 MW, é dicir, o concepto “valorización” tan empregado polos defensores desta tecnoloxía é tamén falso, os resultados son deficitarios en 60 000 MW.

O Irixo será un albergue de axentes contaminantes, dará cobixo ás dúas últimas opcións na xerarquía de residuos contidas na normativa comunitaria (Directiva 2008/98/CE), incineración e depósito en vertedoiro. Unha aposta decidida polo modelo fracasado de SOGAMA, un ataque á saúde ambiental, económica e paisaxística do Irixo e a súa contorna.

O forno dunha incineradora é todo un festival de produtos tóxicos:

  • Contaminantes clásicos: dióxido de carbono (responsábel do quecemento global), óxidos de nitróxeno (néboas e ozono a nivel do chan), cloruro de hidróxeno (néboas ácidas), dióxido de xofre (choiva ácida).
  • Metais pesados: chumbo, cadmio, mercurio, cromo e outros (tóxicos e bioacumulativos)
  • Organoclorados: fosxenos, benzenos, fenoles clorados, PCBs, dioxinas e furanos (altamente tóxicos, canceríxenos, bioacumulativos).
  • Sustancias sen identificar, a súa toxicidade é ignorada.

Son poucos os contaminantes sinalados que sexan interceptados polos filtros instalados nas plantas modernas, poderiamos citar o ácido clorhídrico (formado a partires do cloruro de hidróxeno) e pouco máis. O resto, escapa polas chimeneas afectando, teremos en conta a situación meteorolóxica, a unha contorna de 50 km.

Un dato: na Gran Bretaña está prohibida a comercialización de leite e carne procedente de vacas que pastan na contorna de plantas incineradoras de residuos…

“Yo elegiré a la plantilla de la Sogama del sur”, afirma el alcalde de O Irixo (El País, 15 – XII – 2011)

El regidor asegura que ha recibido en cuatro días 30 solicitudes de empleo.

CRISTINA HUETE. Santiago. 15/12/2011.

“Yo soy de los pocos del PP que no tiene a nadie colocado en la Diputación”. Manuel Penedo, alcalde de O Irixo (1 900 habitantes) no necesita gran cosa para mantener, un mandato tras otro y así durante seis, aplastantes mayorías absolutas en su empobrecido municipio ourensano. ¿El secreto de su éxito electoral sin empleos de por medio? “Que la gente confía en mí”, explica el regidor, y detalla las razones y los logros: “Cuando llegué a la alcaldía, hace 24 años, no había alumbrado en ninguno de los 106 pueblos del ayuntamiento y lo puse en todos; también hice el plan bulleiro [asfaltado de pistas con subvenciones de la Diputación] y la traida de agua. El saneamiento está cubierto en el 80%, estamos acabándolo”.

Con la misión municipal prácticamente cumplida y la holgura de una mayoría impenetrable (tiene ocho ediles de nueve), el alcalde ha sido ahora tocado por la “suerte”. La empresa Estela Eólica eligió su municipio para construir en él la macroplanta de basuras del sur de Galicia que otros municipios limítrofes, algunos del PP, rechazaron. Una nueva SOGAMA a la que Penedo, lejos de hacer ascos, acoge con orgullo indisimulado mientras suma las ganancias: “Cinco millones de euros solo de licencia municipal y aún no calculé lo que nos dejarán el IBI, el IAE y la tasa de vertido”. “Creo que será bastante”, precisa de inmediato, porque “el volumen de la basura será considerable”.

Con un presupuesto de 700 000 euros, de los que “la mayor parte, 200 000, se va en el capítulo 1, de personal”, Penedo hace el recorrido mental del nuevo gasto. “Pienso aglomerar todos los caminos, ponerle el mismo asfalto que se usa en las carreteras generales”, detalla cuando se le requiere explicación. Junto a ello, se propone “finalizar el saneamiento y acabar el proyecto de reconversión de las antiguas escuelas en centros sociales” además de poner en marcha el programa de atención a domicilio, considerando el envejecimiento de la población. Si la lluvia millonaria no se agota, O Irixo tendrá, además, piscina.

“Esto va a cambiar al 100%”, dice el alcalde sobre su pueblo. No se refiere a la contaminación que asegura que “en absoluto habrá” porque “cualquier vecino podrá comprobar por Internet que la empresa cumplirá escrupulosamente el índice de emisiones permitido por Europa”. Se refiere a la recolección de millones que aún no es capaz de cuantificar y a la creación de empleo: 250 puestos de trabajo, insiste, que Estela Eólica “se comprometió a crear”. Y lo hará “con gente de O Irixo primero y después de la comarca”. Advierte que en apenas cuatro días han llegado a su despacho “unas 30 solicitudes de empleo, la mayoría de personas de O Carballiño”. Está satisfecho. Él mismo seleccionará ahora al personal. “Bueno, yo, contando con el grupo de gobierno, elegiré a los trabajadores de Sogama”, puntualiza con absoluta normalidad.

“¿La preparación que deben tener los trabajadores? Prácticamente ninguna, nada, solo ganas de trabajar”, explica el regidor la sencillez del trámite por el que empleará a todos los parados de su municipio y aun a bastantes de la comarca.

“Solo el 15% de los puestos necesitan de cualificación y si no la tienen los de aquí, los pondrá la empresa, pero únicamente en ese caso, porque así consta en el convenio que firmamos”, sostiene. Penedo reconoce que entre los candidatos a empleo en la Sogama del sur estarán también algunos familiares suyos. “Yo, como todo el mundo, también tengo familia en el paro, por colocar”, responde a la pregunta sobre si se verá en la tesitura de emplear a los suyos.

Con toda esta miel en los labios, el regidor no quiere ni oir hablar de los posibles daños medioambientales. “Eso es solo política”, dice de las protestas de PSOE y BNG. Y ampara sus palabras en el argumento de que “quienes ahora se oponen a esta planta pretendían poner antes otra en Carballeda de Valdeorras”. Cuando se le sugiere que los que ahora la defienden (su partido, el PP) antes clamaban contra el intento de instalar la planta de reciclaje de Carballeda, el regidor se desmarca. “Sí, el PP sí que protestó, pero yo nunca me pronuncié, ni a favor ni en contra”. Y da así por zanjada la polémica.

“Los ganaderos temen que la planta de O Irixo dañe al sector” (La Voz de Galicia, 16 – XII – 2011)

Unións Agrarias dice que se ponen en peligro más de 300 explotaciones.

La incineradora de O Irixo pone en grave riesgo la supervivencia de más de 300 explotaciones ganaderas del municipio y de su entorno. Es la afirmación que realiza Carlos Basalo, secretario de organización de Ourense central de Unións Agrarias.

El sindicato mostró ayer su frontal rechazo a la planta de tratamiento de residuos del sur de Galicia, que califica de «total sinsentido» al afectar directamente a los tres centenares de ganaderías «situadas a menos de 15 quilómetros das chemineas da fábrica», señala.

Basalo recomienda además a la Xunta que consulte «os seus propios censos de actividade agraria», de este modo sabrá -añade- que en O Irixo «hai 63 explotacións de vacún, e unha das poucas cooperativas de produtos lácteos 100% ecolóxicos da provincia».

Radio de repercusión

La repercusión de la incineradora no se circunscribiría solo al término municipal de O Irixo, sino que según el responsable de Unións Agrarias: «Tamén se verán afectadas pola contaminación os pastos e hortas nun radio de menos de 15 quilómetros, onde están situadas 17 explotacións en O Carballiño, 16 en Boborás, 66 en Piñor, 112 en San Cristovo de Cea, 40 en Vilamarín, etcétera».

La instalación de la incineradora, asegura Carlos Basalo, no solo afectará a la ganadería en los lugares más próximos a O Irixo, sino también y directamente a la viticultura. Considera, por ello: «Unha frivolidade impensable que non se teña tido en conta que na zona afectada polos contaminantes do fume da incineradora, está situada o motor produtor da Denominación de Orixe Ribeiro, á que lle vai resultar moi complicado seguir mantendo a imaxe de calidade nos mercados do viño».

Unións Agrarias acusa con todos estos precedentes al Gobierno de Feijoo, ya que en su opinión «a ubicación desta incineradora so pode responder ao total desprezo e esquecemento do que ven facendo para con Ourense, (vagas de incendios, recortes sociais, perda de axudas, etc) e que xa motivou diversas mobilizacións e unha plataforma cívica».

Feijóo declara su “apoyo incondicional” a la ubicación de “SOGAMA 2” en Ourense (Faro de Vigo, 16 – XII – 2011)

El presidente de la Xunta aclara que la ubicación y los contratos los decide la empresa.

S.F. Ourense.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, declaró ayer en Ourense el “apoyo incondicional” al emplazamiento en la provincia de Ourense de la planta de tratamiento de residuos urbanos, cuya instalación en montes comunales de la parroquia de Campo ya ha sido anunciada como “definitiva” por parte del alcalde de O Irixo, Manuel Penedo.

Núñez Feijóo, que se refirió a la construcción de una segunda planta incineradora en Galicia como una “buena noticia”, dijo ayer al término del Consello da Xunta que se celebró en Ourense que, en todo caso, la ubicación y la contratación del personal corresponden a Estela Eólica, la empresa que gestionará la planta. El presidente de la Xunta responde así a las declaraciones de Manuel Penedo, que desde el anuncio de la ubicación en O Irixo repite que los empleos serán para sus vecinos y asegura tener firmado un convenio con la empresa para la contratación de 190 trabajadores de su municipio.

Para Núñez Feijóo la construcción de esta incineradora, que según las previsiones empezará a ejecutarse en el segundo semestre de 2012 y comenzará a funcionar en 2014, supone una “mejora” para el tejido industrial de Ourense y un importante impulso inversor que “solucionará el problema de saturación” de la actual planta de SOGAMA en Cerceda.

El presidente de la Xunta se mostró “sorprendido” por la oposición política creada en torno a la construcción de esta incineradora y criticó que “los que no fueron capaces de dar una solución a la situación que había”, en referencia al gobierno bipartito, ahora se oponen a la incineradora. En este sentido critica que la propuesta del PSOE y BNG para Carballeda de Avia suponía construir una planta en O Ribeiro “que perjudicaba la producción vitivinícola”. En todo caso, Alberto Núñez matiza que Estela Eólica tendrá que superar la tramitación medioambiental exigida por la legislación y que la Consellería de Medio Ambiente vigilará que se cumplan todos los requisitos.

La Federación Ecoloxista Galega y Amigos da Terra, en cambio, denuncian que la Xunta apuesta por un modelo “altamente contaminante, caro y fracasado”. Ellos proponen “reducir, compostar y descentralizar”.

“La parte rica de Galicia exporta sus residuos a la zona más pobre: O Irixo” (Faro de Vigo, 31 – XII – 2011)

Serafín González Prieto, presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC): “Con SOGAMA subimos un peldaño por encima de la peor gestión de basura que se puede hacer”.

X.M. DEL CAÑO. Ourense.

A comienzos de la década de los noventa había 300 vertederos municipales y 3 000 puntos de vertidos ilegales a lo largo de la geografía gallega, lo cual constituía “un caos”, desde el punto de vista ecológico y de preservación del medio ambiente. Serafín González reconoce que “era uno de los peores escenarios posibles”.

Para zanjar eso, se creó SOGAMA en 1992.

La basura iba a vertederos, controlados e incontrolados, a los que cíclicamente se les pegaba fuego y ardían. La combustión de basura al aire libre, sin ningún tipo de control, es mucho peor que lo que está haciendo SOGAMA. Eso es cierto. Del último escalón de prioridades de la Unión Europea subimos un peldaño, hasta la incineración, con recuperación de energía. Con SOGAMA subimos un peldaño, por encima de la peor gestión de basura que se puede hacer. Según el orden de preferencia de tratamiento de residuos que marca la Unión Europea, por encima del vertedero está la planta de incineración, con recuperación de energía o “valorización energética”; por encima de la valorización energética, está la valorización material, que es el reciclaje, para la reutilización. Pero antes que todo eso está la minimización de los residuos. El Plan de Gestión de Residuos de Galicia de 1997 hacía un análisis de la situación muy bueno, al reconocer el problema, como primer paso para resolverlo. Pero lo malo es que las opciones que empezó a barajar no son las mejores.

¿Qué ha fallado ahí?

El primer Plan de Gestión de Residuos destinaba 1,1 pesetas de cada cien a minimizar la producción de residuos y el 93% a la incineración, mientras que no daba medios económicos ni materiales para que se pudiera proceder a la recogida selectiva de envases, papel y vidrio. Destinaba unas cuantías raquíticas para esas funciones. Y desechaba totalmente la recogida selectiva de la materia orgánica para compostaje. La SGHN ya advirtió en aquel momento, en su boletín, que era un error apostar, casi exclusivamente, por la incineración. Y el tiempo nos ha dado la razón, porque desde 1998, hasta 2009, la generación de residuos en Galicia aumentó un 49%. Y la consecuencia directa fue que SOGAMA se colapsó. Tiene capacidad para tratar 550 000 toneladas al año, y recibe 800 000, por lo que tiene que mandar 300 000 toneladas al año sin tratar al vertedero de Areosa, que se encuentra en la misma zona.

Por eso construyen ahora la planta de O Irixo.

Nosotros creemos que esa no es la apuesta del futuro. La Xunta pretendía conseguir un reciclaje del 50% para el vidrio, para el papel-cartón y para los envases ligeros, pero solo lo logró con el vidrio, del que se recicla el 50%. En cuanto al papel-cartón, se recicla el 21,7%; y los envases, el 9,5%. Y ha fracasado la política de minimización, porque la generación de residuos aumentó un 49%.

¿Por qué insisten con el modelo de la incineración, que ahora viene para O Irixo?

Lo voy a decir con mucha dureza: es la solución más sencilla, para un gobierno cobarde.

Según la progresión, cada diez años hará falta una nueva planta incineradora. Si se continúa con este modelo, ¿dentro de dos décadas cada provincia tendrá una incineradora, o algunas zonas, como Ourense, pueden acaparar hasta dos plantas de este tipo?

Si no se recicla, harán falta más plantas incineradoras, de acuerdo con su modelo. Pero es una incógnita dónde las van a colocar.

¿A partir de ahora, Cerceda y O Irixo se pueden convertir en polos de atracción de “industrias sucias”, como empiezan a apuntar algunos analistas, mientras que las industrias limpias se reservan para otras zonas geográficas?

La evidencia es que Cerceda es el único punto de Galicia en el que hay cuatro vertederos de basura, que están en torno a la incineradora. Eso está claro, tiende a la especialización. Y también está claro que en Galicia hay un desequilibrio muy fuerte entre el litoral y el interior. Por lo tanto, es así de crudo: el mundo rico -Estados Unidos, Europa y China- exporta sus residuos más peligrosos a África y Asia, y la parte rica de Galicia quiere exportar sus residuos a la zona más pobre: O Irixo. O Irixo puede ser la “capital do lixo” del sur de Galicia.

¿Por qué eligieron O Irixo?

El emplazamiento de la incineradora en O Irixo es un error absoluto. Contemplan como una ventaja que tenga una terminal ferroviaria, pero no tiene ninguna vía de tren que lo comunique directamente con los principales núcleos de producción de residuos. O Irixo está a 180 kilómetros por ferrocarril de Vigo. La basura tendrá que ir de Vigo a Ourense, y de Ourense a O Irixo. Y la planta del sur de Galicia está a 140 kilómetros de distancia de Pontevedra por ferrocarril -el medio preferentes de transporte-, mientras que por carretera se encuentra a 80 kilómetros. Pero además, la principal concentración de población y de industrias está en la provincia de Pontevedra, que genera el 75% de los residuos del sur de Galicia, por lo que debería gestionarse en ese ámbito geográfico.

¿La planta de O Irixo puede perjudicar la proyección termal y comercial de O Carballiño?

Los vientos dominantes en Galicia, la mayor parte del año, son del oeste y del norte, por lo que van arrastrar el humo de la incineradora hacia O Carballiño y Ourense.

“PP, PSOE y BNG acuerdan una moción contra la incineradora” (La Región, 5 – I – 2012)

Las tres fuerzas políticas con representación en la Corporación municipal de Carballiño llegaron a un acuerdo para unificar criterios y votar en pleno una moción conjunta en contra de la ubicación de la planta de tratamiento de residuos de O Irixo.

X. A. REBOIRO. Carballiño. 05-01-2012.

El alcalde, Argimiro Marnotes, del PP, mantuvo una reunión hasta primera hora de la tarde de ayer con los portavoces del PSOE, Francisco Fumega, y del BNG, Áurea Francisco, para consensuar una propuesta que será sometida a debate y aprobación a partir de las 12:00 horas de hoy.

La moción contempla, en primer lugar, el rechazo de la construcción de la incineradora en montes comunales de O Irixo, ya que afectaría directamente al entorno atmosférico, cuencas hidrográficas y surgencias termales del municipio carballiñés. Además, se propone a los organismos públicos con competencias en la materia ‘unha aposta pola reducción a reciclaxe dos residuos, de xeito que cada vez sexa menos a porcentaxe de lixo para queimar’, indicó Marnotes.

Finalmente, el acuerdo plenario será remitido al Concello de Irixo, Consellería de Medio Ambiente y a la empresa Estela Eólica, promotora de la planta.

POSTURA

El regidor ‘popular’ ya había anunciado que plantearía a los dos grupos de la oposición la elaboración de un documento conjunto, una vez que hizo pública la postura de la ejecutiva local del PP de Carballiño, que en su reunión del pasado lunes acordó unánimemente rechazar la instalación de la incineradora en O Irixo. Sin embargo, los portavoces de PSOE y BNG manifestaron, en la tarde de ayer, que reservarán hasta el pleno de hoy su apoyo definitivo a la propuesta.

Al respecto, la nacionalista Áurea Francisco indicó que ‘non decidirei o meu voto ata coñecer cáles son os plantexamentos tanto do equipo de goberno do Concello coma do grupo socialista’. En el mismo sentido, el socialistaFrancisco Fumega destacó que ‘é un cambio importante que o PP se posicione en contra da incineradora, pero primeiro terei que consultar cos meus compañeiros a súa opinión encol do documento que consensuamos os voceiros, para orientar o voto do noso grupo’.

Si bien no es necesario el apoyo de la oposición, al disponer los ‘populares’ de mayoría absoluta en la Corporación, Argimiro Marnotes prefiere que ‘a moción sexa aprobada por unanimidade, xa que é un acordo institucional que ten máis forza que calquera plataforma en contra da incineradora’.

Por otra parte, integrantes de la coordinadora “Incineradora no Irixo, non” anunciaron su presencia en el salón de sesiones de la Casa do Concello carballiñesa ‘para arropar a los concejales’.

As comunidades parroquiais do arciprestado do Carballiño-Orcellón maniféstanse “contra o dano físico e moral” da incineradora (COPE O Carballiño, 5 – I – 2012)

Os sacerdotes e as comunidades parroquiais que forman o arciprestado do Carballiño-Orcellón, que integran a totalidade das parroquias dos concellos d’O Irixo, Boborás e O Carballiño, veñen de tomar unha postura pública na declaran que “nos unimos á maioría dos veciños desta bisbarra e pobos limítrofes que se opoñen a que se instale esta incineradora”.

Xosé Benito Sieiro, arcipreste e párroco do Carballiño, explicou en COPE O Carballiño que “non podemos permanecer impasibles, e facémolo polos graves problemas que pode causar esta incineradora ás persoas, e tamén aos animais, á agricultura e ao medio ambiente”.

O máximo responsable da Igrexa Católica no arciprestado do Carballiño-Orcellón tamén manifestou no transcurso da súa intervención radiofónica “lamentar moito que non se nos informe con obxectividade dos danos que esta incineradora pode causarnos, por eso estamos contra o dano físico e moral e unímonos á vontade popular que está ampliamente contra esta incineradora, dividindo aos veciños desta bisbarra”, manifestou.

“El Concello carballiñés rechaza en pleno la planta de residuos en Irixo” (La Región, 6 – I – 2012)

El PSOE invitó a los ‘populares’ a manifestarse el sábado contra la incineradora y Marnotes dijo que cada concejal decidiera.

X. A. REBOIRO. Carballiño. 06-01-2012.

La Corporación de Carballiño asumió en pleno la aprobación de un documento consensuado por los tres grupos políticos municipales (PP, PSOE y BNG) que refleja el rechazo a la ubicación de la planta de tratamiento de residuos en montes comunales de O Irixo. Algo más de medio centenar de representantes de grupos ecologistas y de vecinos de O Irixo que se oponen a la incineradora acudieron a la sesión plenaria con pancartas de protesta, y en todo momento aplaudieron las intervenciones de los concejales.

Los portavoces del equipo de gobierno y la oposición municipales introdujeron, tras hora y media de debate, un nuevo punto en el texto inicial para conseguir la unanimidad, tras una propuesta del socialista Francisco Fumega. Éste destacó la importancia de contar con el respaldo de la Diputación de Ourense al acuerdo alcanzado por la Corporación, de forma que éste será trasladado al ente provincial para su debate en pleno por los grupos políticos y en defensa de la comarca carballiñesa. Los restantes puntos del documento no sufrieron variación. Así, se aprobó la oposición total a la planta de O Irixo y una apuesta clara por el compostaje, el reciclaje y la reutilización de los residuos urbanos, con el fin de reducir el volumen de basura que se incinera actualmente.

COMISIÓN

Además, se constituirá en el seno de la Corporación una comisión de seguimiento del proceso iniciado para la construcción de la planta. Estará formada por el alcalde, el edil de Medio Ambiente y un concejal de cada una de las tres formaciones políticas. El texto de la moción conjunta será remitido al Concello y los comuneros de O Irixo que ceden terrenos para la incineradora; la empresa promotora, Estela Eólica; la Xunta y el resto de municipios de la comarca.

El teniente de alcalde y concejal de Sanidad, Martín Nogueira, del PP, expresó que ‘somos coherentes e coa postura de opoñerse á incineradora pensamos nos veciños do Carballiño e non en se o alcalde do Irixo é do noso partido’. Añadió que ‘se hai que ir dar un puñetazo en Santiago, tamén estamos dispostos a dalo’.

Al finalizar el pleno, Fumega formuló un ruego al alcalde, Argimiro Marnotes, invitando ‘ó grupo popular a participar na manifestación do vindeiro sábado’, que partirá desde O Abanico de Irixo a las cuatro de la tarde. El regidor respondió que ‘aínda que non sexa a nivel de partido, calquera de nós pode acudir a esta protesta de xeito persoal’.

“El alcalde del PP en O Carballiño se suma a la revuelta vecinal contra la incineradora” (El País, 6 – I – 2012)

Marnotes pacta con PSOE y BNG una moción contra la ubicación de la basurera.

PABLO TABOADA. Ourense. 06/01/2012.

El alcalde popular de O Carballiño, Argimiro Marnotes, del PP, se desliga del argumentario oficial sobre la “SOGAMA del sur”. Aunque no es el único: otros tres ayuntamientos populares han expresado públicamente su oposición. De esta forma, Marnotes, desobedece al PP, defensor de las bondades de la nueva planta basurera que la empresa Estela Eólica pretende construir y gestionar sin concurso público en O Irixo, a solo 7 kilómetros de la villa carballinesa. Se distancia así del PP gallego, principal impulsor del proyecto, y también la organización provincial baltarista.

Y es que el presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, se mostró a favor de la ubicación de la planta en esta localidad. Baltar ha recalcado en varias ocasiones que “no causará problemas de contaminación” y ha calificado las críticas vertidas desde otros partidos, organizaciones ecologistas o vecinos de “demagogia” y de “acoso a la Xunta”. Baltar gestionó personalmente la ubicación de la planta entre sus alcaldes. Es el caso de Manuel Penedo, el regidor de O Irixo desde hace seis legislaturas.

Primero fue la junta local del PP de O Carballiño, que por unanimidad de sus 52 miembros rechazó la incineradora asegurando que hará “fuerza para paralizar el proyecto”. Incluso mandaron recado a la Xunta asegurando que “también les incordia este asunto”. El alcalde carballinés reconoció a la Cadena SER en Ourense que había comunicado a la dirección del partido en Galicia y en la provincia la contundente postura que iba a adoptar, sin que ambas direcciones se hayan pronunciado sobre el cisma. Pese a los múltiples intentos, este diario no pudo contactar ayer con José Manuel Baltar, presidente provincial del PP para recabar una postura oficial.

Marnotes pone a sus paisanos por encima del partido y asegura: “Los vecinos a los que represento no quieren el proyecto y yo tengo que defender sus intereses”. También cuestiona las bondades que Xunta, Estela Eólica, alcalde de O Irixo o Diputación han agitado como grandes beneficios: puestos de trabajo y escasa contaminación. El alcalde carballiñés duda que se vayan a crear 250 empleos (“y menos para gente de la comarca” asevera) y resalta los peligros sanitarios, ya que “el riesgo medioambiental y para la salud puede se importante”. Tampoco le preocupa romper la línea marcada por la dirección del partido. “Tenemos que adoptar una postura de responsabilidad, y la salud y el medio ambiente están por encima en eso”, asevera.

La postura se concretó ayer en un pleno a través una moción pactada y aprobada por unanimidad con los votos de PP, PSOE y BNG. En los cinco puntos del documento se manifiesta la oposición del Ayuntamiento a la planta de tratamiento de residuos y se incluye un punto negado en las mociones de otras localidades vecinas. Allí se explica que la institución “rechaza la incineración y apuesta por la implantación del compostaje, el reciclaje y la reutilización”. Y alude a la creación de una comisión de seguimiento para que el Ayuntamiento “se persone en las actuaciones que considere oportunas”. La moción se remitirá ahora a la Xunta, a Estela Eólica, al Ayuntamiento de O Irixo y a los propietarios de los terrenos del monte comunal donde se pretende llevar a cabo la obra. La planta se ubicará en otro municipio, pero en una zona colindante con el propio casco urbano de O Carballiño.

Pero Marnotes no es el único alcalde del PP en la zona que se ha revuelto contra la planta basurera, aunque sí el más contundente. El regidor de Lalín, José Crespo, aprobó una moción en pleno en la que insta a la Xunta a estudiar otras posibles localizaciones. También el de Dozón, Adolfo Campos, criticó públicamente la ubicación elegida y en Agolada, PSOE y BNG votaron una moción crítica promovida por los populares.

La Iglesia, en contra

La oposición contra la basurera es cada día mayor. A la coordinadora que aglutina a más de 400 vecinos del municipio afectado y a las diversas plataformas políticas, se unen ahora miembros del propio PP y hasta la curia de la comarca. Al párroco de Santa María de Loureiro, Antonio González (fundador de una cooperativa de productos lácteos ubicada en O Irixo) se suman todas las parroquias del arciprestazgo de Carballiño, que aglutina 289 pueblos y 26 templos, todos los de O Carballiño, O Irixo y Boborás. Su arcipreste, José Benito Sieiro, manifestaba ayer que no pueden quedarse de brazos cruzados ante “los graves problemas” que va a causar la incineradora. También aprovechó para cargar contra la “información parcial y sesgada” que se está ofreciendo a una parte de los vecinos y afectados por el proyecto. Por eso han decidido hacer pública su “oposición frontal” a un proyecto que está dividiendo a los habitantes de la zona.

La coordinadora vecinal ya ha reventado un pleno de O Irixo y ha escenificado la “muerte entre basura” delante del ayuntamiento. Pero hay más. Ayer se reunió con los propietarios de los montes comunales de la parroquia de Santa María do Campo, que acordaron alquilar los terrenos a Estela Eólica por 75 000 euros al año durante 30 años. El colectivo “Incineradora no Irixo Non”, muy activo en las redes sociales, también ha convocado una manifestación para este sábado. El alcalde, y el PP, se van quedando solos.

“2 500 persoas maniféstanse no Irixo contra a incineradora” (COPE O Carballiño, 7 – I – 2012)

A tarde estaba espléndida de sol de inverno, e pasadas as 3 da tarde xa comezaba a notarse ambiente de manifestación no entorno do Abanico, nas inmediacións da capitalidade municipal do Irixo, finalmente, arredor de 2 500 persoas responderon á chamada da Coordenadora Veciñal “Incineradora no Irixo, non”. Con 20 minutos de retraso sobrre o horario previsto partía a marcha pola estrada autonómica O Carballiño-Lalín, que abría unha gran pancarta portada polos membros da Cordenadora. Entre os manifestantes, caras coñecidas da política autonómica como o ex-conselleiro e deputado do BNG Alfredo Suárez Canal, as tamén deputadas Maria Quintas, do PSOE, e Tareixa Paz, do BNG, así como os alcaldes de Ribadavia, Piñor e Maside, os tres socialistas. Outros, chegados desde máis lonxe, como o alcalde de Teo, o nacionalista Martiño Noriega.

A marcha trancurríu sen incidentes e á altura da vivenda familiar do alcalde do Irixo un grupo de manifestantes situaron un colector de lixo á entrada da casa, mentres se repetían algunhas das consignas máis escoitadas: “Penedo, escoita, O Irixo está en loita”, “queremos traballar e non apestar” ou “que este goberno arda no inferno”. A comitiva foi avanzando atá a Praza do Concello do Irixo, onde agardaban algunas persoas, “esperábase máis xente” dicían algúns. O certo é que a manifestación foi un éxito para os organizadores, que falaban de 5 000 asistentes, en todo caso unha cifra de manifestantes superior á actual poboación do municipio do Irixo, que está por debaixo dos 2 000 habitantes. Certo é tamén, que a gran maioria dos manifestantes chegaron desde fóra do concello, aínda que desde o propio municipio a participación tamén foi relevante, sobre todo dalgunhas parroquias, como a de Loureiro.

Ao final do acto, un representante da Coordenadora Veciñal agradeceu “a presencia dos que antepoñedes a ética e a honradez aos intereses económicos”. O escritor Luís González Tosar foi o encargado de dirixirse ao público que enchia a Praza do Concello do Irixo: “teño falado en moitos auditorios, pero nunca me sentín tan honrado coma hoxe, como aquí, entre a miña xente, non podemos fallarlles aos que están enterrados nos once cemiteiros das once parroquias do concello”, parroquias que foi nomeando unha a unha.

Tras varias referencias ao alcalde e ao primeiro tenente de alcalde, “temos detrás noso dous traidores na historia do Irixo”, González Tosar preguntouse “quen é o parvo que cámbea a súa saúde e a da súa familia por clasificar basura, traicionáronnos, e non imos ser vendidos por dous traidores, a partir de hoxe non recoñecemos ao señor Penedo como alcalde do Irixo”, palabras que foron seguidas desde o público con berros de “Penedo, dimisión”. Finalmente, proclamou que “desde que a humanidade é humanidade David sempre soubo enfrontarse a Goliat, venceremos”.

“Los curas de O Irixo, Carballiño y Boborás rechazan la incineradora desde el púlpito” (Faro de Vigo, 10 – I – 2012)

Los sacerdotes de 43 parroquias piden a los feligreses que reflexionen sobre los efectos de la planta.

SANDRA DE LA FUENTE. Ourense.

La preocupación vecinal y ecologista ante la anunciada implantación de una incineradora de basura en el municipio de O Irixo ha llegado a los púlpitos de las iglesias. Tras el posicionamiento público del arciprestazgo de Carballiño-Orcellón contra el proyecto en la manifestación del pasado sábado, los curas de las 42 parroquias del entorno confiesan su “obligación moral” de informar a sus feligreses de lo que está ocurriendo en O Irixo: “Les pedimos que pregunten y que se informen porque si la planta causa daños, no la queremos”, explica el sacerdote de O Carballiño y arcipreste, José Benito Sieiro.

Aclara que no se trata de “manipular” a los fieles, ni de crear opinión contraria a la incineradora, sino de que “reflexionen”. Sieiro defiende que los vecinos del entorno necesitan datos para “analizar” y critica que el alcalde de O Irixo, Manuel Penedo, haya propiciado que la Xunta autorice la construcción de la planta en este municipio “sin informar antes ni después a los vecinos”.
Así se han expresado los párrocos de la zona en sus misas de Reyes y del pasado domingo. “Es normal que estemos preocupados”, señala Sieiro, “y del mismo modo que nos preocupamos por los pobres y los enfermos, también lo hacemos por algo así. La Iglesia siempre pide para que los problemas se resuelvan lo mejor posible”.

Otro de los curas que no duda en posicionarse contra la incineradora es el de Loureiro, Cangas y Corneda, en O Irixo. Antonio González encabezó a la manifestación del sábado agarrando la pancarta y proclamó su decepción con el alcalde por megafonía. “Me posiciono abiertamente contra los que piensan que esto es un corral”, dice.

Este párroco, fundador ahora jubilado de la cooperativa de productos lácteos ecológicos “Santa Mariña de Loureiro”, aclara que sus mensajes contra el proyecto en la iglesia los hace al término del oficio religioso. “Hay que diferenciar una cosa de la otra, pero siempre me dirijo a ellos en el templo porque es cuando los tengo a todos juntos”, explica. “Mi obligación es informarles y siempre fue así, solo quiero que se pregunten por qué nos tienen que contaminar, ¿acaso somos los parias de la sociedad?”, añadió.

El cura de Loureiro en la misa de Reyes y aprovechando un bautizo habló de la incineradora: “No pido para mí, que me quedan tres o cuatro años, pido por este niño, ¿qué le vamos a dejar?”. A continuación expuso su desconfianza ante el proyecto, preguntándose “si es verdad que no contamina, ¿por qué no la construyen en la ciudad y se ahorran los gastos de transportes?”. González reconoce que sus feligreses tienen miedo porque aquí no son libres. “Yo solo les digo que lo sean”, soltó.

Moción en la Diputación

Por otra parte, la Diputación Provincial de Ourense debatirá este mes por segunda vez una moción de la oposición contra la incineradora. A pesar de que el grupo de gobierno del PP ya manifestó su apoyo a la planta en el pleno de diciembre, el PSOE ha registrado una nueva propuesta siguiendo la pauta marcada por el Concello de O Carballiño (PP), que aprobó de forma unánime manifestarse en contra de la planta.

Los socialistas creen que el apoyo del alcalde Argimiro Marnotes pudo ser “de cara a la galería” y temen que la Diputación ratifique su apoyo a la “SOGAMA del sur” con el voto del propio Marnotes, que también es diputado provincial.

El portavoz del grupo provincial del PP, Plácido Álvarez, no quiere adelantar la intención de voto del partido “mientras no conozcamos el texto de la moción”, si bien defiende que su compañero Marnotes mostrase su desacuerdo con la construcción de la planta. “Yo haría lo mismo”, dice Álvarez, que también es alcalde de Muiños. “Hay que ver que Marnotes está en una posición delicada como concello limítrofe. Supongo que su decisión fue meditada después de escuchar a los vecinos”, añadió el dirigente popular.

“La ubicación prevista para el proyecto invade el perímetro de protección de dos balnearios” (Faro de Vigo, 11 – I – 2012)

Los acuíferos de O Carballiño y Partovia se alimentan de las estribaciones del monte de la Madalena, donde se construirá la incineradora.

S. DE LA FUENTE – OURENSE El espacio elegido para la instalación de la planta incineradora en los montes mancomunados de Santa Mariña do Campo, en O Irixo, invade el perímtero de protección de los balnearios de O Carballiño y As Caldas de Partovia. Así se desprende de un estudio realizado por el vicepresidente de la Asociación de Villas Termales de España ([sección de la Federación Española de Municipios y Provincias,] FEMP) y exalcalde de O Carballiño, Carlos Montes Marqués.

Tras cotejar mapas y normativas, el representante de esta agrupación ha comprobado que la construcción y puesta en funcionamiento de una planta de tratamiento e incineración de residuos podría dañar los acuíferos que surten estas instalaciones de aguas termales, alimentados por la falla tectónica que nace en las estribaciones del monte de la Madalena, “justo en el lugar donde la Xunta pretende construir la futura planta de incineración”, dice Montes.

Los balnearios de Carballiño y Partovia cuentan con un perímetro de protección al amparo del Decreto 116/2001 del 10 de mayo de ese año, resuelto favorablemente en junio de 2009. Estos perímetros establecen una serie de restricciones a ciertas actividades que puedan dañar los acuíferos que afloran en dichos balnearios. En concreto, el Gran Balneario de Carballiño cuenta con un total de 4 200 hectáreas a proteger con tres zonas en las que se prohíben instalaciones que puedan contaminar las aguas subterráneas y las subsiguientes filtraciones de aguas mineromedicinales o termales.

El perímetro de protección de los balnearios establece la prioridad de preservar el recurso termal mediante la restricción de actividades en el entorno que pudiesen perjudicar el acuífero (zonas de recarga y descarga) y el aislamiento físico de la surgencia termal en aquel tramo que pueda ser afectado por la dinámica de los acuíferos superficiales y los vertidos.

Así, la zona mínima de restricción protege las aguas de Carballiño y Partovia frente a contaminantes de larga persistencia con tiempo de tránsito de 10 años. Es precisamente el caso de instalaciones que generan actividades vinculadas a la incineración, el vertido y el tratamiento de residuos sólidos y orgánicos, actividad principal de la planta de “SOGAMA 2” que se pretende construir en Santa Mariña do Campo.

El Anexo I del Reglamento de Aguas Mineromedicinales, Termales y Establecimientos Balnearios de Galicia, aprobado por Decreto 402/1996 es claro en este sentido al determinar que “quedan prohibidos los vertidos superficiales en la zonas de protección mínima así como las actividades relacionadas con el establecimiento de nuevas instalaciones relativas a la producción de residuos que pudieran ser peligrosos”. Entre este tipo de residuos se encuentran aquellos que se generan mediante el proceso de incineración, tales como los metales pesados o hidrocarburos.

“O Ribeiro hará un estudio de los vientos que le llegan de O Irixo” (Faro de Vigo, 15 – I – 2012)

L.F. Beade.

El proyecto de la planta incineradora de O Irixo está propiciando la aparición de muchos detractores dentro y fuera de la comarca de O Carballiño. Precisamente, en la de O Ribeiro, este viernes a las 19.00 horas en Beade tuvo lugar una asamblea convocada por la Plataforma en Defensa de O Ribeiro y en contra de la planta de O Irixo, en la que con planos a escala mostraron a los presentes los pueblos que quedarían afectados por el radio de acción de esta incineradora.

Alrededor de 30 personas asistieron a esta reunión en la que, con planos a la vista, se mostró como a solo 10 kilómetros de donde se prevé construir esa planta está el pueblo de Gomariz, en Leiro, zona donde se producen los mejores vinos blancos de O Ribeiro. A los 18 kilómetros está Ribadavia y a menos otros núcleos de esta comarca.

A esta cita acudieron vecinos de Leiro, Carballeda de Avia, Beade, Cenlle, Melón, Ribadavia y otros, y lo que se busca es sensibilizar y concienciar sobre los daños que este proyecto conllevara no sólo en el municipio de O Irixo sino en los concellos vecinos, y en este caso, a la comarca de O Ribeiro donde “será mortal para el vino”, observa Víctor José Corral, miembro de la Plataforma en Defensa de O Ribeiro.

Pero además de los planos a escala esta agrupación espera contar pronto con un estudio sobre los vientos eólicos que proceden de O Irixo, el cual ya está encargado a una empresa.
Por otra parte, tras esta asamblea seguirán otras más en diversos pueblos, con la presencia de toda esta documentación que servirá para orientar mejor a los vecinos. La próxima está previsto que sea el día 26 o 27 en el pueblo de Gomariz.

Y como el día 29 está convocada una manifestación en O Carballiño, por la Coordinadora “Incineradora no Irixo non”, desde la plataforma de O Ribeiro se quiere animar a los vecinos de la comarca a que asistan a la misma, para lo cual Corral asegura que pondrán cuñas en la Radio Ribeiro para informar de la misma.

Corral indica que la planta incineradora “no la queremos en ningún sitio”, y que esta plataforma se quiere adherir a la de O Irixo para “ayudar en todo lo que podamos” porque se trata de un proyecto que para O Ribeiro “sería mortal”.

Tras finalizar la reunión en Beade, a las 20:30, muchos de los presentes se desplazaron a la Casa da Cultura de Ribadavia, donde a esa hora la asociación ecologista “Coto do Frade” también ofrecía una asamblea informativa en contra de esta incineradora, y en la que también se habló de todos los perjuicios que conllevará para los viñedos de esta comarca, que es la economía base y única de muchas familias.

La diócesis adelanta que el obispo “estará con los vecinos” de O Irixo que rechazan la incineradora (Faro de Vigo, 16 – I – 2012)

X.M. DEL CAÑO. Ourense.

El vicario de pastoral de la diócesis de Ourense, José Pérez Domínguez, apoya plenamente la postura y la función que está desempeñando Antonio González en las parroquias de Loureiro, Cangas y Corneda (O Irixo), al entender que los sacerdotes “tienen que hacer una labor de justicia social”, por lo que “deben hablar cuando haga falta, esté o no esté el obispo”. Y adelanta que cuando tome posesión Leonardo Lemos Montanet como titular de la diócesis, “reforzará la misma actitud, al ser el camino que debe seguir la Iglesia siempre”. Por lo tanto, el clero ourensano forma un frente común de “respaldo a los vecinos” de O Irixo, que se oponen a la implantación de la incineradora.

Pérez Domínguez sostiene que los curas tienen que “defender a los vecinos con la verdad” y rechaza que los párrocos de la comarca de O Carballiño estén “predicando odio desde el púlpito”, como afirmó el alcalde de O Irixo, Manuel Penedo. Y señala que, aunque el nuevo obispo de Ourense no haya tomado posesión, los sacerdotes “tienen que hablar siempre de acuerdo con el Evangelio, sin tener en cuenta cuestiones políticas que no nos interesan a nosotros”.

El vicario de pastoral contempla la sintonía con los vecinos, con sus inquietudes y sus necesidades, como la fórmula para que la Iglesia pueda conectar con la gente y “hacerse querer”, con el fin de superar el desapego que hay hacia la religión. Por lo que reconoce que el cura de O Irixo “hizo una gran labor social en toda esa zona”. Impulsó la creación de la Cooperativa Loureiro, que produce leche, yogures y kéfir “para favorecer el pueblo. Ahí los curas dieron una respuesta muy adecuada, siempre de carácter social, a las necesidades de esos ambientes y de esas tierras”.

Lejos de merecer reproche la actitud del cura de Loureiro, el vicario de pastoral considera que “es digno de elogio que los sacerdotes estén al lado del pueblo viviendo los problemas que tienen los vecinos”.

Querella

La Cooperativa Loureiro estudia la posibilidad de plantear una querella contra el alcalde de O Irixo, al considerar “una calumnia” y “materia de juzgado” que afirmara que lo que busca el colectivo es lograr una indemnización. El párroco impulsor de la iniciativa, Antonio González, aclara que la empresa “marcha bien, no quiere compensación de ningún tipo, lo que necesita es continuar trabajando, con los prados y manantiales libres de contaminación”, al resultar incompatible con la actividad que desarrolla, bajo el amparo de un sello ecológico. En esa misma línea, explica que registró el agua de varios manantiales de la zona, para su explotación comercial por parte de los vecinos –de momento el proyecto permanece atascado por falta de fondos–, y lamenta no haber registrado las surgencias de los montes en los que se pretende implantar la incineradora, por ser una de las posibilidades que ha barajado.

A pesar de que el párroco considera que esas acusaciones son “infames e injustas”, se muestra partidario de que no se realice la demanda, que en cambio apoyan de una forma decidida los responsables de la coordinadora “Incineradora no Irixo non”. Ya han consultado esa posibilidad, jurídicamente, al entender que “pueden ser lesivas para la actividad que realizan”.

Lejos de “manipular a los párrocos” del arciprestazgo de O Carballiño para que rechacen la implantación de la incineradora en O Irixo, como afirma el alcalde, el cura de Loureiro replica que “eso deben de preguntárselo a ellos y a los vecinos; a lo mejor también he manipulado, al ayudarle a que saliera elegido alcalde”, a pesar de que “nunca pagó una comida”, siempre lo tuvo que invitar el sacerdote. Y apostilla: “Los vecinos rechazan la incineradora, no es el cura”.

“Temen que la Xunta varíe la norma ambiental para que la incineradora pase los trámites” (Faro de Vigo, 25 – I – 2012)

Las plataformas vecinales contra la planta elaboran ya su iniciativa legislativa popular e inician contactos con los partidos.

SALOMÉ SOUTELO. Lalín.

Las plataformas vecinales en contra de la instalación de la incineradora de basuras en O Irixo temen que la Xunta modifique la normativa ambiental para posibilitar que el proyecto de Estela Eólica pase todos los trámites. Las declaraciones de estos colectivos se producen después de que el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, manifestase anteayer en Ourense que se vigilará por el “cumplimiento estricto de la normativa”. Además, el PSOE también acusa a la Xunta de “dar su visto y place a una serie de normas que dan barra libre” a la conocida como “SOGAMA 2”.

Representantes de las plataformas de Deza y de O Carballiño, así como de la Coordinadora Veciñal do Irixo, iniciaron ayer con el BNG una ronda de contactos con los grupos parlamentarios para recabar su apoyo. Los socialistas solicitaron un aplazamiento de este encuentro, mientras que el PP se puso ayer en contacto con la plataforma para convocar un encuentro la próxima semana. Las plataformas mostraron, al término del encuentro con las parlamentarias Tareixa Paz e Isabel Sánchez, su satisfacción después de que las dos parlamentarias del Bloque les mostrasen su disposición “para asesorarnos en cuanto a órdenes legislativas y nuevas leyes”, explicó Tamara García, representante de la plataforma “Incineradora no Deza, non”. García quiere dejar claro que estos contactos con los partidos políticos “no significa que este movimiento deje de ser vecinal. Al contrario, esto es una protesta social”.

Por de pronto, el BNG anunció ya su intención de incluir en el próximo pleno del Parlamento (el 14 y 15 de febrero) una interpelación al ejecutivo autonómico para que informe sobre esta nueva planta. En este sentido, la plataforma dezana se queja de que “falta el proyecto, porque lo que había por parte de Estela Eólica era una propuesta y un plano de situación del tema”, afirman. El colectivo añade que el concello ourensano dispone de un acuerdo de alquiler de los terrenos con los vecinos, “para luego pasar a la expropiación”, en palabras de Xosé Manuel López, miembro también del colectivo dezano.

Ampliación de capital

Las plataformas vecinales suman ya 5 000 de las 15 000 firmas que necesitan para presentar una iniciativa legislativa popular. Para ello, también se pondrán en contacto con colectivos ecologistas que tienen experiencia en este tipo de trámites. Uno de ellos, Amigos da Terra, asegura que la incineradora causará efectos nocivos sobre unos 40 000 habitantes de las comarcas de Deza y O Carballiño. Esta entidad pretende recabar el apoyo de los Colegios Gallegos de Médicos para posicionarse contra la planta.

Las charlas contra la incineradora continuarán este viernes, día 27, en la Casa de Cultura de Rodeiro, a partir de las 21:30 horas. En este concello se celebrará, además, un pleno extraordinario a petición del BNG y del PSOE, para que la corporación muestre su rechazo a la planta. Será el 1 de febrero a las 9:00 horas.

Por último, el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) recoge la convocatoria de una reunión de GECAL Renovables, el 7 de febrero a las 10:30 horas, para ampliar el capital de Estela Eólica. GECAL explota parques eólicos en Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía.

“Con la incineradora perdería clientes y tendría que buscarme otra forma de vida” (Faro de Vigo, 28 – I – 2012)

Antonio Carral (ganadero y propietario de la explotación O Alle de Filgueira, Lalín): “Tenemos el ejemplo de SOGAMA, en Cerceda, donde ni las plantas pueden florecer”.

ÁNGEL GRAÑA. Lalín.

La Asociación Medioambiental “Incineradora no Deza, non” organizó anoche una charla informativa con motivo de la pretensión de la Xunta de instalar una incineradora en el municipio ourensano de O Irixo. En el acto, que tuvo lugar en la Casa da Cultura de Rodeiro, estuvieron presentes el médico, experto en salud ambiental y miembro de ADEGA, Luis Cabanela, el biólogo y presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González Prieto, representantes de la plataforma y el ganadero y propietario de la explotación O Alle de Filgueira, Antonio Carral. El dueño de la explotación ecológica lalinense expuso su punto de vista sobre la planta de residuos limítrofe con la comarca dezana.

–¿Qué fue lo que le animó a subir a la palestra para dar su opinión sobre la instalación de una planta de residuos en O Irixo?

–Participo en este tipo de iniciativas porque tenemos datos contrastados que nos dicen lo mucho que contaminan este tipo de plantas y, además, están publicados por organismos oficiales. Está comprobado que se trata de una de las industrias más contaminantes de toda Galicia. Por otro lado, que hay que pelear por esto porque para nosotros, y para todo el mundo, lo mejor es estar libre de contaminación.

–¿Por qué piensa que ahora se ha tomado la decisión de abrir una incineradora en un municipio como O Irixo, tan cercano a la comarca de Deza?

–Yo a los políticos no les echo la culpa. Seguro que habrá intereses económicos detrás que nadie quiere contar. El ejemplo más claro lo tenemos en SOGAMA, en Cerceda, donde también dijeron que iban a crear muchos puestos de trabajo, pero donde ni las plantas pueden florecer. Sabemos que allí, desde que tienen la incineradora, no hay cosecha que valga para nada. También dicen que es la única forma de reciclaje que existe en toda España cuando, por ejemplo, en Zaragoza lo hacen con un sistema distinto y menos contaminante.

–¿Qué supondrá para ganaderos como usted su implantación en ese lugar?

–La normativa europea exige que se sitúe a unos 30 kilómetros de distancia, pero la aplicación de la norma depende de la Xunta. Yo, con la incineradora, perdería clientes y tendría que buscarme otra forma de vida. Y como yo, el resto de ganaderos que tienen el certificado del Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia. Está claro que si nos ponen la incineradora tan cerca de todas nuestras explotaciones tendríamos que dejar de producir, por ejemplo, leche como la nuestra. Date cuenta de que los prados donde están nuestras vacas están totalmente libres de abonos químicos, herbicidas, insecticidas o cualquier otro producto sintético. Se mire por donde se mire sería una catástrofe para todos los que nos dedicamos a esto.

“Vázquez duda de que la incineradora cumpla con las directrices europeas” (Faro de Vigo, 28 – I – 2012)

Afirma que si la Xunta se saltó las normas comunitarias lo denunciará en Estrasburgo.

ALFONSO LOÑO. Lalín.

El secretario xeral de los socialistas gallegos, Manuel Vázquez, duda de la legalidad del proyecto de la incineradora que la firma Estela Eólica tiene previsto construir en montes del municipio ourensano de O Irixo. El dirigente, que mantuvo ayer una reunión en Lalín con las bases del partido en la zona, indicó que el PSdeG está analizando si la propuesta de la Xunta cumple con la normativa ambiental europea y advierte de que en caso contrario lo denunciarán ante la Eurocámara de Estrasburgo.

Vázquez advierte de que el Gobierno gallego pudo haberse saltado la legislación comunitaria, amparándose en una legislación autonómica que eximiría a las empresas que garantizasen inversiones millonarias “o más de 200 trabajadores” de trámites ambientales de obligado cumplimiento. Otra de las dudas sobre la viabilidad del proyecto surge con la decisión del Gobierno central de cancelar las primas a las empresas con proyectos energéticos, aunque los socialistas desconocen si las propuestas industriales vinculadas al plan eólico de la Xunta están registradas de antemano y, por tanto, la propuesta del ejecutivo estatal no les afectaría.

“No es el momento de incineradoras y la Xunta no puede colocar algo en medio de Lalín y O Carballiño que dañe nuestra salud, porque es algo que nos afecta a las dos comarcas”, declaró el número uno de los socialistas gallegos. Vázquez pidió “implicación” a los dezanos en el rechazo a la incineradora y recordó que su grupo ya defendió en el Parlamento de Galicia su negativa a la instalación de la incineradora. El exconselleiro de Medio Ambiente confirmó que estará en la manifestación de mañana en O Carballiño (12:30 horas en la Praza Maior) para respaldar a los colectivos dezanos y ourensanos que promueven una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), con la que pretenden obligar a la Xunta a frenar la decisión de favorecer el plan de Estela Eólica. “Hay que actuar ahora, porque luego de nada sirve echar las manos a la cabeza”, proclamó.

Vázquez, que suspendió una visita por la tarde a una empresa de Forcarei por el trágico accidente de A Coruña, acudió a la capital dezana para “escuchar a la gente”. El dirigente inició tiempo atrás una ronda de contactos por las comarcas gallegas con dos motivos o dos frentes abiertos. Por un lado recoger inquietudes de las bases para trasladarlas al parlamento y, por otro, pulsar a las bases sobre el proceso de renovación al que se enfrenta el partido en Galicia y España. El dirigente estuvo acompañado por los portavoces municipales de los concellos dezanos; la alcaldesa de Silleda, Paula Fernández Pena, o el secretario de organización del PSdeG, Pablo García.

Tras degustar un cocido en la capital dezana, Vázquez aprovechó su visita para censurar las políticas sociales del Gobierno gallego. Entre otros asuntos criticó los recortes en materia educativa, con el incremento de alumnos por aula, o la reducción en las ayudas en servicios para dependientes.

“As dúbidas sobre a incineradora mobilizan O Irixo e a súa comarca” (Praza Pública, 1 – II – 2012)

Marcos Pérez Pena

O proxecto de instalación dunha incineradora no Irixo levou a que nos últimos meses se organizasen plataformas de cidadáns críticos e preocupados cos efectos que a planta poida ter na saúde dos habitantes da comarca e noutras actividades produtivas. O ambiente social en cada vila, sobre todo no propio Irixo, vólvese máis tenso.

“O ambiente social no Irixo está sendo moi duro, familias que se enfrontan con familias. Este foi o nadal máis triste no Irixo, porque hai temas que non podes sacar nunha conversa diante dos teus veciños, entras nun bar e notas tensión. É máis triste isto que que veña a planta incineradora”. Fala Xosé Castro, un dos voceiros da coordinadora veciñal oposta ao proxecto. Irixo, un concello rural e agrogandeiro de menos de dous mil habitantes, con núcleos pequenos e diseminados, e unha grande extensión territorial, vive esas semanas un ambiente de confrontación entre os partidarios da planta, encabezados polo alcalde, Manuel Penedo Paradela, e os contrarios á mesma, que inzaron as distintas parroquias de pintadas e faixas alusivas.

En concreto, Alberto González, outro dos voceiros veciñais, afirma que “a maioría da xente do Irixo non quere a incineradora. Abonda con estar alí e falar cos veciños. Se tan seguro está o alcalde, que faga un referendo. E no resto da comarca a xente tamén está en contra, como se viu na manifestación do domingo, á que asistiu por exemplo o alcalde do Carballiño, do PP”. Penedo Paradela defende, pola súa banda, que a maioría dos veciños están a favor do proxecto e que os críticos son só unha minoría.

As dúbidas e críticas dos veciños opostos á planta céntranse na escasa información que -denuncian- teñen sobre os plans de construción da incineradora, que aínda non conta cun proxecto público e o medo aos efectos contaminantes: “hai unha cuestión moi importante riba da mesa que é sempre a mesma: vaise facer un vertedoiro ou non se vai facer? Fomos a unha xuntanza co conselleiro e confirmounos que vai haber vertedoiro. E iso trae o problema dos lixiviados, gaivotas…”.

Nun momento de crise económica, desemprego e despoboación dos concellos rurais, resulta moi gorentoso para un concello coma o Irixo a promesa da creación de 250 postos de traballo directos e, segundo o alcalde, outros 250 indirectos, ligados á propia planta, ao vertedoiro que a acompañaría e outras empresas ligadas á xestión de residuos. Porén, a coordinadora veciñal oposta ao proxecto denuncia que, se ben hai 115 persoas no paro no Irixo, hai unhas 500 vivindo do campo, “pode que lle deamos traballo a esas cen persoas, pero imos enviar ao paro a esas outras cincocentas, porque a planta vai ser moi negativa para as súas producións. Pero non só no Irixo; imos enviar ao paro aos de Piñor de Cea, aos de Lalín, aos do Carballiño… Tamén o turismo vai baixar”.

O debate social existente no Irixo reprodúcese noutros concellos da comarca, comezando por Lalín e O Carballiño, onde tamén se crearon senllas plataformas veciñais. O debate esténdese ao interior dos partidos, principalmente o Partido Popular, con alcaldes a favor do proxecto (Irixo, Boborás…) e en contra (O Carballiño) e outros, coma o de Lalín, que o ano pasado pugnaron por afastar a planta do seu núcleo (estaba prevista a instalación en Dozón) e que agora manteñen unha posición ambigua, á espera de que o proxecto se defina.

Nos vindeiros días, Praza publicará entrevistas con voceiros destas plataformas e doutras, coma as que en anos anteriores se mobilizaron na comarca do Ribeiro contra o proxecto de instalación dunha planta de xestión de residuos en Carballeda. Ademais da presión social, o futuro da incineradora dirimirase tamén no aspecto legal, sobre todo ligado ás denuncias presentadas por distintos grupos pola contaminación de conducións de augas termais ou pola existencia de petroglifos na zona.

Audio: “Alberto González, un dos voceiros da plataforma cidadá do Irixo, afirma que a meirande parte dos veciños están en contra da planta”.

Vídeo (CC BY-SA Xosé Bocixa): “Estivemos no Irixo para saber máis sobre a visión que os colectivos sociais e veciños da comarca teñen sobre a planta que se proxecta construír. Falamos co alcalde Manuel Penedo e con representantes de colectivos ecoloxistas e das plataformas contrarias á planta”.

“Galicia, no top da incineración” (Praza Pública, 1 – II – 2012)

Rebeca Fernández

Galicia ten o dubidoso mérito de ser unha das comunidades máis incineradoras de Europa. Pese a ter unha media de xeración de residuos un 30% máis baixa que a do Estado -cada galego produce uns 442 quilos ao ano fronte aos 600 estatais-, o país queima o 42,5% dos seus refugallos. Tendo en conta que a media europea está no 20% e a española non chega ao 10% do total de residuos xerados, Galicia é líder neste modelo de tratamento de residuos, só por detrás de Dinamarca, que envía a incinerar a metade dos 800 quilos de lixo que cada cidadán xera ao ano. Lonxe de reverter a situación, o Plan de Residuos 2010-2020, aprobado pola Xunta de Galicia hai un ano, seguirá incrementando a dependencia que temos da incineración coa posta en marcha dunha segunda planta no concello ourensán do Irixo.

A nova incineradora –cuxa entrada en funcionamento está prevista para o período 2014-2017- eríxese no piar sobre o que se asente o novo modelo de xestión do lixo, actualmente colapsado pola saturación das plantas de tratamento e o depósito da metade dos refugallos no vertedoiro da Areosa (Cerceda). A decisión implica darlle continuidade a un modelo de centralización de residuos que ofrece resultados negativos: o Complexo Medioambiental de Cerceda –que arrincou en probas en xaneiro de 2000 para funcionar a pleno rendemento dende abril de 2002-, atópase ao bordo do colapso, incapaz de tratar o 60% do preto do millón de toneladas de lixo que recibe e cunha débeda municipal superior aos 15 millóns de euros.

O propio presidente do complexo, Luís Lamas, recoñece que só existen dúas opción para desconxestionala: ampliar as instalacións ou construír outra das mesmas características. Esta última opción foi a elixida pola consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas: “A valorización destinada á produción de enerxía eléctrica é unha alternativa realista, viable e necesaria fronte á eliminación dos residuos en vertedoiro”, esgrimen dende o departamento dirixido por Agustín Hernández, que rexeita a “demonización” que certos sectores fan deste sistema. Ademais da creación de postos de traballo, Medio Ambiente asegura que este sistema permite xerar enerxía limpa e apunta que as novas incineradoras incorporan os últimos avances técnicos para minimizar os impactos sobre a saúde pública e o medio natural.

“Non estamos ante un modelo inocuo”. Esta é a posición do movemento ecoloxista galego e estatal que non dubida en acusar ao Goberno galego de seguir apostando por un modelo caduco e contrario á directiva europea, que sitúa a queima de residuos como opción final, só prioritaria sobre a vertedura. “A incineración é un sistema de xestión que endebeda os concellos, destrúe emprego e contamina”, afirma Julio Barea, responsable de contaminación de Greenpeace, organización que na súa Análise socioeconómica da incineración de residuos municipais chega a unha conclusión rotunda: queimar resulta ata tres veces máis caro que a aposta pola reutilización e a reciclaxe. O informe, no que se analiza o “custo real” das plantas, rebela que as alternativas á incineración xeran 39 veces máis postos de traballo e rebaixan nun 20-30% a taxa do lixo e o gasto municipal por recollido. Ademais, cifra en 115 millóns os danos ambientais, que aumentan nun 70% o impacto da actividade.

O “negocio” da incineración

A aposta galega pola incineración non será, non obstante, un caso illado. O seu predominio manterase nas próximas décadas a nivel estatal: ás 10 plantas que existen nestes momentos sumaranse antes de 2015 un total de 18, entre elas a do Irixo. Por iso, Greenpeace defende que o único motivo que existe para primar a incineración por riba de calquera outro modelo é o lucro que se logra a través desta actividade. ¿Como? A través das achegas económicas que recibe en concepto de réxime eléctrico especial. Grazas a este sistema, as incineradoras recibiron 19 euros por cada tonelada queimada, embolsándose o conxunto das plantas estatais uns 37,8 millóns en 2009, dos que SOGAMA obtivo o 34%. “Mentres que a cantidade de enerxía vendida aumentou nun 53% durante o período 2003-2009, a retribución total recibida fíxoo nun 109%. Isto significa que a protección brindada polas administración non sería viable economicamente se non existisen primas e axudas ao sector”, apunta Barea.

Fomentar a redución, a reutilización e a reciclaxe e apostar por unha valorización dos residuos sólidos urbanos a través dunha rede descentralizada de plantas de compostaxe –prioridades da Directiva marco 2008/98/CE- é o modelo defendido historicamente polos ecoloxistas. Algo que, para a Xunta, non entra en contradición cos obxectivos marcados no Plan de Residuos. Tal e como establece o texto, a incineradora virá acompañada de oito novas plantas de compostaxe, que se sumarán ás tres xa existentes –Lousame, Nostián e O Morrazo-, que Medio Ambiente prevé mellorar e potenciar. Actuación que virá acompañada dun novo obxectivo: incrementar a reutilización e reciclaxe, pasando do 10 ao 30 na porcentaxe de valorización dos residuos. A posta en marcha de todas estas infraestruturas, xunto coas campañas de concienciación para promover a redución e a reutilización, só logrará, non obstante, rebaixar á metade as toneladas de refugallos que vaian para ao vertedoiro. “Pasará do 53% actual ao 24%”, confirmou o conselleiro Hernández. “É unha baixada de brazos por parte da Administración, que recoñece a inoperancia do modelo Sogama”, esgrime Fins Eirexas, voceiro executivo de ADEGA, quen advirte de que a compostaxe xa logra nestes momentos porcentaxes semellantes ás que a Xunta prevé lograr coa incineración.

A Xunta, non obstante, celebra a posta en marcha dun “modelo de convivencia” entre a incineración e a compostaxe, que se está seguir nos países máis avanzados de Europa como Austria ou Alemaña. Unha percepción non compartida polo ecoloxismo, que cre que o sistema duplo de Galicia é unha fraude: “Austria conta con 9 incineradoras e 400 plantas de compostaxe, que son as que asumen o gordo da xestión do lixo”, advirte Eirexas.

“A experiencia da oposición ao parque de residuos de Carballeda de Avia” (Praza Pública, 1 – II – 2012)

Marcos Pérez Pena

O 23 de xuño de 2009 o conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, anunciou no Parlamento o rexeitamento ao Parque Medioambiental de Carballeda de Avia en Ourense e subliñou que o Goberno galego anulaba este proxecto que contaba “co rexeitamento manifesto da maioría social e mesmo dos técnicos do organismo encargado da súa promoción”. Quedaba paralizada deste xeito a instalación no Ribeiro dunha planta de xestión de residuos (non incineradora), semellante á que funciona en Nostián, na Coruña.

O chamado parque medioambiental de Carballeda, que incluía outras empresas relacionadas co tratamento de residuos, espertara durante anos unha mobilización cidadá moi importante na comarca, liderada entre outras entidades, pola plataforma cidadá Temos dereito a saber. A plataforma centraba a súa oposición nos prexuízos que a planta podía traer para a produción viñateira da comarca, que segundo eles quedaría destruido co vertedeiro “tal como ocorreu en Ascó (Tarragona) e Alcantarilla (Murcia), denominacións de orixe que perderon a categoría por culpa deste tipo de instalacións”. E tamén na protección ao turismo termal de Laias, A Arnoia, Berán e Prexigueiro.

Botando a vista a ese proceso, e relacionado coa situación que se está a vivir no Irixo, Carmela Silva, unha das representantes da plataforma, lembra que “nestas situacións se produce unha fractura social tremenda. A xente deixa de saudarse, ou pequenos comerciantes que por estar en contra do proxecto, perderon clientes habituais. E hai unha presión enorme e intromisións políticas tanto entre a xente que apoia a planta, como na xente que se opón. A xente tiña medo. A xente non é tan independente como parece, porque houbo moitas presións, e tamén as vai haber no Irixo”.

Silva salienta así mesmo que neste momento “vemos situacións kafkianas, de alcaldes e partidos que estaban a favor da planta de Carballeda, pero que o outro día se manifestaron contra a do Irixo. Ou o caso do Partido Popular, que aquí no Ribeiro se opuxo á planta, e de feito se ao final se paralizou o proxecto foi porque Feijoo o prometeu no seu programa de cara ás eleccións do 2009”.

En 2009 o cineasta Pachi Baranda elaborou un documental, titulado Alternativa Cero, que narraba e analizaba o movemento de oposición á planta, e que se pode ver integramente na web.

Los médicos se adhieren al frente contra la incineradora por sus “elevados riesgos” (Faro de Vigo, 2 – II – 2012)

Facultativos y personal de enfermería de la comarca carballiñesa crean una plataforma sanitaria para frenar el proyecto de O Irixo.

S. DE LA FUENTE. Ourense.

“No habrá nuevas enfermedades ni aparecerán síndromes específicos, pero lo que está claro es que aumentará la prevalencia de la morbimortalidad”. Xosé Dobarro, médico del centro de salud de Beariz y máster en Epidemiología, asegura que la puesta en marcha de una planta de incineración de residuos sólidos urbanos en O Irixo “empeorará la salud de las poblaciones del entorno”.
Para evitar su construcción, este médico y otros 14 facultativos y enfermeros de la comarca de O Carballiño han creado una plataforma sanitaria que se ha puesto en marcha esta misma semana y que ha elaborado como carta de presentación un informe científico que ya circula por el correo electrónico de médicos y personal sanitario de las comarcas del Deza y O Ribeiro, donde ha despertado gran interés.

El documento recuerda que el Sistema Nacional de Salud se refiere a la prevención como un aspecto fundamental en la prestación de servicios de atención a la salud, por lo que tanto el personal sanitario como las sociedades científicas, los colegios profesionales y las autoridades sanitarias “debemos intervenir cuando los políticos y los grupos económicos, dispuestos a lograr sus fines, ponen en duda verdades que no admiten discusión”. Xosé Dobarro afirma que la incineración creará problemas en las comarcas de Deza, Ribeiro y Orcellón: “No serán patologías raras, pero afectarán a la población expuesta de maneras muy variadas”.

Dobarro empezó a investigar los efectos sobre la salud de dioxinas y furanos el mismo día que se hizo pública la ubicación de la Sogama del sur: “Cuanto más leo, más firme es mi posición”. El médico apela al “principio precautorio”, ya que “solo el 20 por ciento de los productos tóxicos que se emiten a la atmósfera son conocidos”. Además, critica, “es una barbaridad que se vayan a quemar toneladas de basura, y solo se recicle el 10%”.

Tras la revisión de artículos científicos y la consulta de experiencias en otros países, la plataforma califica de “evidencia científica” el hecho de que la incineración masiva de residuos “está produciendo un problema sanitario global”. Así, recuerda Xosé Dobarro que 172 países del mundo han firmado el Convenio de Estocolmo para eliminar emisiones a la atmósfera de contaminantes orgánicos persistentes (COPs) “que amenazan la salud de las personas”. Dicho informe recoge también estudios realizados en los entornos de plantas similares a la de “SOGAMA 2” donde “adultos, niños, animales y alimentos producidos tienen niveles de COPs significativamente más altos que los de poblaciones más alejadas. La alimentación, la piel y la respiración son los conductores.

“A crítica á incineradora chega ao Parlamento Europeo” (Praza Pública, 3 – II – 2012)

Ana Miranda denunciou este xoves no Pleno do Parlamento Europeo que o Goberno galego está incumprindo a lexislación da Unión Europea en materia de xestión de residuos, ignorando a normativa que recomenda a “prevención, reciclaxe e reutilización” como sistemas “prioritarios”, mentres sinala a incineración como “ultima opción”. Miranda salientou que Galiza “xa incinera o 42% do lixo que xenera” e que a proxectada pranta no Concello do Irixo “consolida a incineración como sistema hexemónico no tratamento de residuos”, ignorando os postulados da Directiva sobre Xestión de Residuos e Directivas afíns nos Estados Membros da Unión Europea.

O BNG tamén denunciou no Parlamento que a proxectada planta de incineración para o sur de Galiza tampouco cumpre co requisito de “avaliación de impacto medioambiental” preceptivo segudo a lexislación europea, “ao optar por un procedimento abreviado” posible grazas aos cambios normativas introducidos pola Xunta, “e todo iso sendo unha instalación prevista para incinerar a metade dos residuos que produce unha poboación de 3 millóns de habitantes”, recalcou.

Ana Miranda realizou, en galego-portugués, a súa primeira intervención no plenario, despois de que hai unhas semanas tomase posesión do seu escano, e de que xa intervira en comisión.

16 Decembro 2011 - Posted by | Galicia, Greenpeace, Human Rights, Nature, Politics, Spain

2 Comentarios »

  1. Gracias César por toda la información recopilada.
    Todos tenemos que apoyar el 29 en Carballiño y luchar por el pueblo y la salud de todos los que vamos a estar afectados.
    IRIXO SIEMPRE VERDE.

    Comentario por SUSIE | 23 Xaneiro 2012

  2. Amigo César: Son Luís González Tosar, veciño de Guimarás, Corneda, O Irixo, e membro da Coordenadora Veciñal ” Incineradora no Irixo, NON” agradézoche moito o teu trabalo nesta páxina e anímote a seguir conosco na loita contra a barbarie, representada por Manuel Penedo ( alcalde do Irixo) e Manuel Cerdeira ( tenente de alcalde). Eles son os culpables de querer impornos, coa ignorancia e o atrevemento dos analfabetos funcionais, a macroincineradora. Como sabemos a empresa Estela Eólica xa non ve tan claro o negocio, pero eles seguen teimando. Derrotámolos en todas as batallas: manifestaciós no Irixo e no Carballiño, presión social, concentraciós, votación na Asociación de cazadores, festival no Irixo, etc, etc E aínda así persisten porque queren aproveitarse, PIDAMOS A SÚA DIMISIÓN, NON NOS REPRESENTAN, O IRIXO SEMPRE VERDE. Saúde e natureza !!!

    Comentario por Luís González Tosar | 18 Abril 2012


Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s