Blog de César Salgado

Os papeis terman do que lles poñen, e internet nin che conto…

As nenas violadas de Marrocos

Soou o meu móbil. A chamada procedía dun número que eu non gardara na memoria do terminal. ¿Quen podía ser?

Desde o outro lado da liña interpeloume unha voz feminina coa entoación profesional característica, esa melodía de fachada, aprendida, estereotipada, maquinal, planificada e plana incluso nas súas modulacións. A voz empregou o meu nome de pía, elemento estratéxico arquicoñecido polo gremio dos vendedores, que camuflan o seu miserable oficio baixo eufemismos como axentes de ventas, comerciais ou teleoperadores, entre outros.

A voz recordoume que durante anos eu “colaborara” (outro eufemismo, este para evitar referirse explicitamente ó diñeiro) coa organización X, o cal me agradecían (isto a modo de captatio benevolentiae), e ofreceuse para repasar algúns dos obxectivos alcanzados pola organización X “se vostede dispón de dous minutos”.

Entre as debilidades de moitos ex-doadores particulares está un certo sentimento de culpa por interrumpi-la doazón, emoción análoga á que soe intervir en primeira instancia nas accións que algúns consideran altruístas. Explotar esa culpa en proveito da causa da organización X era a arma da voz nesta campaña. Outras campañas similares, coas cales nos bombardea a propaganda usan na súa chantaxe moral imaxes de nenos que sofren a fame, a enfermidade ou a guerra.

O discurso da voz apoiábase nun so presunto logro da organización X, reiterado adecuadamente segundo as regras da mercadotecnia:

“Conoces el caso de las niñas violadas de Marruecos [ver Amina Filali], cuyos violadores eludían la cárcel casándose con sus víctimas. Gracias a tu ‘colaboración’ hemos conseguido que cambie la ley [...] Si retomas tu ‘colaboración’ podríamos evitar casos como el de las niñas violadas de Marruecos [...]“.

A voz martelou tres ou catro veces co asunto das nenas violadas de Marrocos. Eu pensaba na persoa que prestaba a súa voz á voz, a axente de ventas, obrigada polo patrón a repetir unha falaz barbaridade a cada instante, para innumerables interlocutores. Non sei como a organización X non pensa na integridade moral e psíquica dos teleoperadores.

Porque as falacias son claras, aínda que a nosa mente é vulnerable e pode non advertilas no momento. A mensaxe dinos, na súa estructura profunda, que estas cousas repugnantes seguirán a suceder se ti non “colaboras” co teu diñeiro e entón ti serás responsable…

En primeiro lugar, no caso de que queiramos contribuír a unha causa, o diñeiro non é a única axuda que podemos achegar. De feito, algunhas organizacións crecen desordenadamente cando reciben demasiado diñeiro ou cando se centran so en recadar diñeiro, poden burocratizarse en exceso e perder eficacia en vez de gañala. E no caso de asumir unha responsabilidade, quen máis teñen, como as corporacións e os gobernos, máis responsables serán, e non quen menos temos.

En segundo lugar, debemos discutir se hai unha relación de causalidade entre as doazóns, as accións da organización X e os efectos conseguidos. Aínda concedendo que as accións da organización X puideron ser acertadas e encomiables, non se pode soster que foron tan eficaces como para constituíren unha causa decisiva no cambio lexislativo aducido.

Por último, debo dicir que a organización X ten unha desculpa: mantense so das achegas de particulares e non acepta subvención de ningún goberno. Non podemos dici-lo mesmo do ACNUR, por exemplo, que nos presenta ós nenos traumatizados pola guerra civil de Siria pedindo “colaboración” ós telespectadores. Iso é criminal, porque un organismo das Nacións Unidas (e altamente burocratizado, por certo) ten que pedir maiores achegas ós gobernos ou denuncialos para que os presione a opinión pública, non culpabilizar á opinión pública pola insuficiencia orzamentaria da cal son responsables os gobernos… :-(

13 Abril 2014 Publicado por | Human Rights, Morocco, Politics, Propaganda, Syria | Deixar un comentario

Xa está “na rúa” a versión 4.2.3 da suite LibreOffice

Xa está “na rúa” a versión 4.2.3 da suite ofimática LibreOffice, desenvolvida por The Document Foundation. As versións da serie 4.2 (fresh) aínda non se recomendan para os usuarios domésticos e corporativos máis conservadores. Para estes, a millor alternativa é a serie 4.1 (stable), que vai polo chanzo 4.1.5. Podedes ve-los detalles nas páxinas What’s LibreOffice e Release Notes.

LibreOffice naceu no 2010 cando moitos programadores e usuarios comprobaron que a Oracle Corporation estaba a perverte-lo espírito orixinal de OpenOffice.org. LibreOffice é software libre e totalmente gratuíto, pero o aforro non é a única vantaxe. Vou mencionar catro máis:

  • o código aberto permite que programadores de todo o mundo colaboren na millora dos programas
  • o uso de estándares abertos permite o intercambio universal de documentos sen depender dun programa ou sistema operativo determinado
  • hai versións de LibreOffice para Windows, Mac e Linux
  • podemos escolle-la nosa lingua, neste caso o galego, grazas ós equipos de tradución voluntarios

10 Abril 2014 Publicado por | Software | Deixar un comentario

A vulnerabilidade “Heartbleed”

A vulnerabilidade “Heartbleed” coñecida esta semana comprometeu, nalgúns casos durante dous anos, a seguridade dos datos nos servidores que usan OpenSSL das series 1.0.1 (ata a actualización 1.0.1f, disque a 1.0.1g é segura) e 1.0.2-beta. Tralo rebumbio de onte, Heartbleed xa parece máis cousa do pasado que do futuro. Pero é grave, e estivo sen corrixir durante moito tempo en servidores de todo o mundo. Os ladróns non tiñan por que ser moi listos, so tiñan que saber que a porta non tiña pecho.

En vista do secretismo que exhiben Yahoo! e outras corporacións do sector, nunca saberemos cal foi o nivel de inseguridade real que Heartbleed supuxo para os datos dos usuarios. Disque a Heartbleed era unha das portas traseiras usadas pola United States Intelligence Community. Conspiranoias aparte, hoxe os únicos consellos que se albiscan son cambia-los contrasinais e cruza-los dedos… :-/

Para saber máis:

9 Abril 2014 Publicado por | Politics, Software, United States | Deixar un comentario

Xa está “na rúa” o Adobe Flash Player 13.0.0.182

Vén sendo habitual que cada Patch Tuesday saia unha nova versión do Adobe Flash Player. Hoxe saíu a 13.0.0.182. Esta actualización corrixe problemas de seguridade e rendemento que había nas versións anteriores.

Adobe Flash Player é un complemento gratuíto do navegador, necesario para ver algunhas páxinas web. Usouse moito ata agora para ver no navegador vídeos como os de YouTube, pero este uso pode decaer se teñen éxito iniciativas como o formato WebM. De feito, millóns de vídeos de YouTube poden verse xa neste formato, usando o Mozilla Firefox e sen instala-lo Adobe Flash Player.

Se usades Firefox baixo Windows, recordade facer ademais, por separado, a instalación do Adobe Flash Player para o Internet Explorer (por se o precisades algún día).

8 Abril 2014 Publicado por | Mozilla Firefox, Software | Deixar un comentario

O enfermo mental, “suxeito perigoso” na reforma do Código Penal

Tanto o anteproxecto de reforma do Código Penal (outubro do 2012) como o posterior proxecto de reforma do Código Penal (setembro do 2013), elaborados polo Ministerio de Xustiza que dirixe Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez, fundamentan algunhas das súas “medidas de seguridade” máis polémicas na peligrosidad del sujeto. Isto é, non fundamentan as “medidas de seguridade” nos delictos cometidos, senón naqueles delictos que, segundo a clarividencia da autoridade, o “suxeito perigoso” podería cometer no futuro.

¿Quen son eses suxeitos perigosos? Se isto fose unha novela distópica, os disidentes políticos encaixarían na categoría. É previsible que unha tempada no cárcere manteña intactos (ou radicalice aínda máis) os pensamentos de moitos opositores.

Pero a realidade é dura: os máis prexudicados na redacción da reforma son os enfermos mentais inimputables. Parece unha reacción infantil por parte dun lexislador ávido de castigos exemplares e terribles. Como non podo impoñerlles unha pena, impóñolles unha “medida de seguridade” que pode chegar a ser perpetua. Se esta reforma sae adiante, os manicomios volveranse encher e os psiquiatras volverán ser policías.

Non servirá de nada o consenso xurídico, expresado por exemplo na Convención sobre os dereitos das persoas con discapacidade, texto que asinou e ratificou España; nin a opinión que emitiu en decembro do 2012 o Consello Xeral do Poder Xudicial (informe sobre o anteproxecto, páxinas 136 e 137):

[...] La inclusión en los términos de la ponderación de hechos no cometidos, sino presuntos, evoca a las denostadas medidas de seguridad predelictuales, cuya inconstitucionalidad fue declarada por el Tribunal Constitucional. El anteproyecto parece atender a un estado o modo de ser del autor con abstracción del hecho penal concreto cometido, lo que atenta con los principios más esenciales del Derecho Penal y de un Estado de Derecho. [...]

Tampouco non servirá de nada o consenso científico, expresado por exemplo no Manifiesto de Oviedo (elaborado pola Sociedad Española de Psiquiatría, a Sociedad Española de Psiquiatría Biológica e a Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, 11 – XI – 2011):

[...] la peligrosidad y relación con actos violentos de la persona con enfermedad mental no es la norma habitual en su comportamiento y han de considerarse, tal y como son, hechos aislados [...]

Seguidamente, sobre a reforma do Código Penal, extracto un artigo que apareceu onte no diario madrileño El País, titulado “¿Enfermos mentales y presos para siempre?”. Nótese a importante distinción, pouco coñecida polo público, entre patoloxía psíquica, psicopatía e psicose, palabras que comparten etimoloxía pero teñen significados moi diferentes…

Encierro perpetuo o peligrosidad social son expresiones que remiten a tiempos pretéritos al hablar de enfermedad mental. Y, sin embargo, no hacen referencia al pasado, sino al futuro. Ambas figuran en el proyecto de ley de modificación del Código Penal diseñado por el Ministerio de Justicia que dirige Alberto Ruiz-Gallardón, que en estos momentos se tramita en el Congreso de los Diputados, y que introduce cambios en materia de medidas de seguridad (internamientos, libertad vigilada) aplicables a personas afectadas por una patología mental (esquizofrenia, trastorno bipolar) o por una discapacidad intelectual (Síndrome de Down, trastornos autistas).

La reforma ha levantado una fuerte oposición entre las principales asociaciones de pacientes y familiares, como la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) o la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS). También en la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN), quienes califican las novedades que se pretenden introducir como una involución cargada de “efectos hostiles” y “estigmatizantes” para una población especialmente vulnerable. La reforma “incide de modo severo en el factor seguridad en detrimento notable del factor reinserción y rehabilitación social”, añade la AEN, asociación interdisciplinar que agrupa a dos mil profesionales relacionados con la salud mental (psiquiatras, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos, terapeutas) y que ha dejado patente su rechazo en un pormenorizado análisis del proyecto. [...]

Uno de los aspectos que ha despertado mayores críticas consiste en la posibilidad de privar de libertad indefinidamente, mediante el encadenamiento de medidas de internamiento, a personas con enfermedad mental, algo que ahora la ley no permite.

Si una persona comete un delito y se le considera por motivos de salud mental no imputable (es decir, no responsable de sus actos) lo habitual es que se le aplique una medida de seguridad que consiste generalmente en el internamiento en un centro psiquiátrico en lugar de ir a prisión. Pero, de acuerdo con el actual Código Penal (de 1995), no puede estar ingresado más tiempo del que hubiera tenido que cumplir si hubiera ido a la cárcel por ese delito. Y ese internamiento se cumple en una de las tres instalaciones psiquiátricas penitenciarias que hay en España, situadas en Alicante, Sevilla y Barcelona.

Sin embargo, la reforma del Gobierno contempla la posibilidad de que el encierro en uno de estos centros pueda ser perpetuo. Y la última palabra estaría en el juez, no en el psiquiatra. En principio, no podría ser superior a cinco años —aunque el juez podría imponer esa duración incluso si la pena prevista fuera inferior—, pero, una vez cumplida la duración de la medida, se abre la puerta a que el juez la pueda prorrogar por periodos sucesivos de cinco años sin límite, si lo cree oportuno. Al fin de cada uno de estos periodos de cinco años la autoridad judicial, previa propuesta de la junta de tratamiento del centro penitenciario, debe decidir si “el internamiento continúa siendo necesario para evitar que el sujeto que sufre la anomalía o alteración psíquica cometa nuevos delitos a causa del mismo”. [...]

Y eso puede situar a los inimputables fuera de las garantías constitucionales: dejarlos sin la presunción de inocencia que rige para cualquier otro ciudadano.

Según la AEN, esta fórmula para decidir los ingresos sucesivos en una penitenciaría psiquiátrica sería contraria a la seguridad jurídica, “pues introduce la inconcreción de la duración de la medida” y es discriminatoria “porque solo se aplica a personas con trastorno mental o discapacidad intelectual”. ¿Qué hay detrás de esta medida? Para las personas con enfermedad mental, familiares y la AEN, una estrategia de encarcelamiento preventivo peligrosa ligada a una falsedad: la peligrosidad social de los afectados por este problema de salud.

La norma, en su exposición de motivos, justifica la prórroga del internamiento “cuando resulte imprescindible porque exista una probabilidad elevada de comisión en el futuro de delitos de especial gravedad”. El proyecto ilustra esta circunstancia con un ejemplo. Señala que en el caso de “una persona que sufre una grave patología psiquiátrica que le ha llevado a cometer reiterados delitos contra la vida o la libertad sexual” se tomarían estas medidas “cuando las valoraciones psiquiátricas disponibles confirmen que continúa existiendo una elevada probabilidad de comisión de delitos de especial gravedad”. Ello se completa con la opinión de que las medidas de seguridad deben ser proporcionales “no solo a la gravedad del hecho delictivo, sino también a la de aquellos que se prevea que se pudiera cometer, y por ello, a su peligrosidad”.

El internamiento preventivo implicaría, como advierte la AEN, prorrogar el ingreso de determinadas personas no por lo que hagan, sino por los actos que se considere que pueden hacer. Es decir, por la peligrosidad que se le atribuya. O, en otras palabras, pasar de un derecho penal de hecho (se castiga por lo que se hace) a un derecho penal de autor (se castiga por la categoría de la persona, en este caso, enfermo-mental-peligroso-capaz-de-delinquir; es decir, por lo que se cree que puede hacer). Esta filosofía fue criticada por la comisión de estudios del Poder Judicial al evaluar el anteproyecto. “La inclusión en los términos de la ponderación de hechos no cometidos, sino presuntos, evoca a las denostadas medidas de seguridad predelictuales, cuya inconstitucionalidad fue declarada por el Tribunal Constitucional. El anteproyecto parece atender a un estado o modo de ser del autor con abstracción del hecho penal concreto cometido, lo que atenta con los principios más esenciales del Derecho Penal y de un Estado de Derecho”, indicó el CGPJ [informe sobre o anteproxecto, páxinas 136 e 137]. “Son informes no vinculantes”, responde un portavoz de Justicia, que añade que estas observaciones no fueron compartidas “ni por el Consejo Fiscal ni por el Consejo de Estado”.

El argumento que permite mantener ingresado a un enfermo mental por considerar que es una persona peligrosa capaz de cometer nuevos delitos se sostiene sobre varias premisas falsas, según insisten las asociaciones que se oponen al proyecto. Por un lado, sobre la idea de asimilar a personas con enfermedad mental con personas peligrosas. “Cuando estas personas cometen algún delito es porque se trata de un paciente sin diagnosticar o que no está sometido a tratamiento”, relata José María Sánchez Monge, presidente de FEAFES. “Si suceden hechos de este tipo es que algo falla en el sistema sociosanitario, que no ha sido capaz de ofrecer un tratamiento psicoterapéutico o farmacológico adecuado”. En ello abunda la AEN: “No hay ninguna base científica para hacer la asociación entre peligrosidad y persona con enfermedad mental; la peligrosidad no es un concepto clínico ni psicopatológico”. Y añade: “La posibilidad de que los enfermos mentales cometan un delito no difiere de los llamados normales. Cuando se asocia conducta delictiva y trastorno mental, la respuesta social se funda más en el desconcierto y en los prejuicios que en la evidencia”. Miguel Gutiérrez, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, que agrupa a dos mil especialistas, también se manifiesta “en contra de cualquier analogía entre enfermedad mental y peligrosidad”, aunque plantea que en el texto es interpretable que se haga esta relación.

Sánchez Monge cree que, con esta tesis, Justicia confunde y equipara a Hannibal Lecter (el célebre asesino de El silencio de los corderos) con una persona con enfermedad mental que se descompensa y sufre un brote. Una cosa son los psicópatas, personas que son conscientes de lo que hacen y que cometen actos violentos de forma voluntaria. Otra, “aquel que tiene episodios psicóticos como delirios o alucinaciones por un problema de salud que no está adecuadamente atendido; esa gente no es consciente de lo que hace”. Y añade: “Peligroso es solo el que comete el acto voluntariamente”, es decir, el psicópata.

Fernando Santos es de la misma opinión. Para este fiscal de Córdoba, miembro del grupo de Ética y Legislación de la AEN, “la ley se ha hecho pensando en el psicópata, alguien que no tiene ningún abordaje [terapéutico] porque lo que sufre es un trastorno de la conducta, no un trastorno mental”. “Si al rebufo de esta confusión se castiga a todos por igual, hacemos una crueldad”, añade Santos, que refleja sus opiniones a título personal.

La segunda falsa premisa consiste en creer que se pueda prever que un enfermo mental volverá a delinquir, una circunstancia clave, ya que de este juicio depende que se renueven los plazos del internamiento. “Esto es imposible de saber”, añade Sánchez Monge. “Ningún psiquiatra puede decirte que una persona volverá a cometer un delito si no está tratado adecuadamente”. De la misma opinión es la AEN que recuerda “la precariedad y provisionalidad de la mayor parte del cuerpo teórico de la psiquiatría, así como la escasa validez y fiabilidad de los diagnósticos”. Por ello “no hay fundamento científico para que los profesionales de la salud mental puedan evaluar la presunta peligrosidad de la persona”, ni mucho menos para que estas conclusiones puedan determinar el encierro preventivo del enfermo mental.

“Yo me siento en una situación de vulnerabilidad absoluta”, comenta Hernán Sampietro, de ActivaMent, una asociación de Barcelona que, a diferencia de las anteriores, está integrada exclusivamente por pacientes: por diagnosticados con trastorno mental, no por sus familiares. “Con el cambio, una persona sabrá cuándo ingresa, pero no cuándo saldrá de un centro psiquiátrico” indica este psicólogo social y consultor docente de la Universitat Oberta de Catalunya. “La peligrosidad se atribuye por el diagnóstico de un trastorno mental severo”. Él sufrió una grave depresión de la que se encuentra asintomático. “Pero podría recaer, y entonces no tendría los mismos derechos que el resto de la población, dejaría de ser igual ante la ley que el resto de personas no diagnosticadas al entrar dentro de la categoría de personas con un trastorno mental”, indica.

La reforma del Código Penal introduce otros cambios. Por ejemplo, en el tratamiento a las personas con enfermedad mental a las que se considere semiimputables (con capacidad relativa para responder de sus actos). A estas personas se les puede imponer una pena de cárcel y otra de internamiento, y lo habitual es que primero se somete a la persona a tratamiento (en un centro psiquiátrico) y más adelante se decide si cumple o no la pena. La reforma contempla que si la pena de cárcel es superior a los cinco años, se puede acordar que primero cumpla parte de la condena a prisión, lo que no beneficia en absoluto la rehabilitación del paciente, según las asociaciones.

La AEN interpreta los cambios en el Código Penal como el reflejo de la apuesta ideológica que, en términos generales, el Gobierno hace por la seguridad y el castigo en perjuicio de la rehabilitación y la reinserción; y que, aplicados al entorno de la salud mental, se traducen en medidas como la posibilidad del internamiento preventivo perpetuo. “El proyecto forma parte de un conjunto de medidas legislativas destinadas a la sustitución apresurada de nuestro precario Estado de bienestar por un estado caritativo que culminará con un Estado penal, proceso en el que las políticas sociales están siendo progresivamente sustituídas por políticas de vigilancia y control, que incluye la contención punitiva de las categorías sociales más desfavorecidas”. [...]

Documentos relacionados:

Abreviaturas

7 Abril 2014 Publicado por | Human Rights, Mental Health, Politics, Spain | Deixar un comentario

Xa está “na rúa” o Mozilla Firefox 28

Xa está “na rúa” a versión 28 estable do navegador Mozilla Firefox. Máis eficiente e seguro, e tan versátil coma sempre (a través das extensións). Para coñecer outras novidades desta versión, consultade as release notes.

Se xa usáde-lo Firefox, habedes recibir unha actualización automática. Se aínda non o usades ou queredes descargar un instalador offline, escollede o idioma e o sistema operativo que queirades, porque navegador non o habedes encontrar millor. Incluso os usuarios de móbiles e tabletas dispoñen dunha versión de Firefox para Android… :-)

19 Marzo 2014 Publicado por | Mozilla Firefox, Software | Deixar un comentario